Las normas en materia de citas

Los tipos de normas principales son las sociales, morales, religiosas, de etiqueta y protocolo, y legales o jurídicas. Las normas son unas pautas de comportamiento que el ser humano ha desarrollado para procurar una convivencia armoniosa entre sus semejantes. El Derecho es Nuestra Pasión. Esta entrada sobre Normas Materiales ha sido publicada bajo los términos de la licencia Creative Commons 3.0 (CC BY 3.0), que permite un uso y reproducción ilimitados, siempre que el autor o autores de la entrada Normas Materiales y la Enciclopedia de Derecho sean, en cada caso, acreditadas como la fuente de la entrada Normas Materiales. Cómo citar bibliografías en trabajos académicos Los principales estilos son: Los principales estilos son: – APA (AMERICAN PSYCHOLOGICAL ASSOCIATION). Es de referencia su Publication Manual of the APA, utilizado ampliamente en las ciencias sociales. – MLA (MODERN LANGUAGE ASSOCIATION). Se utiliza mucho en literatura, artes y humanidades según las normas del MLA Handbook for Las normas sirven para controlar conductas que pueden ser destructivas para los demás y para mantener el bienestar de la población general. Su importancia es clave tanto a nivel global, como en un país concreto, hasta el nivel familiar y personal. Cuando se cumplen ciertas normas destinadas a no realizar conductas negativas y perjudiciales, se obtienen mejores resultados para todos. Association (APA). Son éstas las normas que la Universidad de Palermo ha adoptado para las citas en los trabajos de investigación, las Tesis y Trabajos de Integración Final. Basándose en las mismas, la Biblioteca de la Universidad ha elaborado, para los casos más frecuentes, las «Normas básicas para las citas bibliográficas» que se ... Fundamento destacado: 17. En tal sentido, se aprecia que, conforme a lo previsto en las normas citadas en los numerales precedentes, si bien los trabajadores pueden hacer uso de permisos, en caso de los permisos con goce de haber con motivo de asistir a citas médicas, el otorgamiento de éstas quedará a discrecionalidad del empleador, quien verificará el cumplimiento de los requisitos y el ... Las 10 principales normas laborales: Todas las empresas tienen que cumplir con obligaciones tanto con la Administración, como con los trabajadores. En este artículo os detallamos las diez principales: Calendario laboral.- todas las empresas deberán tener uno en un sitio visible. La falta de este calendario, puede suponer una sanción económica. En todos los trabajos académicos que escribas, es necesario realizar las citas adecuadas siempre que utilices referencias de materiales que no creaste tú. Usar la investigación y las palabras de otras personas puede considerarse plagio si el material no está propiamente citado. Si usas el material y no lo citas, puedes correr el riesgo de fallar a tu integridad académica. tándolos al español, en las normas contenidas en el Manual citado anteriormente. Para aquellos casos que no estén contemplados en esta guía se deberá consultar dicho Manual, disponible en la Biblioteca. LAS CITAS La consulta de fuentes de información relacionadas con el tema de los trabajos de investigación es de fundamental importancia ... A lo largo de la pandemia, las fallas en los sistemas de atención del Servicio de Administración Tributaria (SAT) se han hecho mucho más notorias. La imposibilidad de conseguir citas presenciales y los problemas con la atención a distancia han dejado a los contribuyentes sin la posibilidad de hacer trámites muy importantes.

Notas sobre la conferencia de Jesús Huerta de Soto: "Anarquía, Dios y el Papa Francisco"

2019.08.06 00:43 ClackTimeran Notas sobre la conferencia de Jesús Huerta de Soto: "Anarquía, Dios y el Papa Francisco"

Luego de ver el video de Jesús Huerta de Soto posteado en esta comunidad: "Anarquía, Dios y el Papa Francisco" (https://www.youtube.com/watch?v=a_qOPCjOxfQ&feature=youtu.be&t=1555), me he visto obligado a redactar un breve post acerca de los argumentos que él utiliza para definir a Dios como “libertario”. Traté de explicarme de la manera más concisa posible, si hay alguna duda, o alguien tiene alguna pregunta, no duden en comentar. Son un total de 17 “notas”:
Nota 1:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=182
“… en lo que a comunismo y marxismo cultural se refiere, todavía impera por doquier, incluso en amplios ámbitos de la Iglesia Católica.”
Ataque a la Iglesia sin fundamentos. La realidad es que Ella siempre fue la primera en denunciar las ideologías materialistas, como el socialismo, tanto económicamente, como su rama socio-política. Véase las encíclicas, Qui Pluribus (1846), Noscitis et Nobiscum (1849), Divini Redemptoris (1937), Ad Apostolorum Principis (1958), Ecclesiam Suam (1964), además de las encíclicas contenidas dentro de la Doctrina Social de la Iglesia, las cuales los Papas se encargaron de redactar ininterrumpidamente desde Rerum Novarum, de León XIII (1891).
Si bien hubo un intento de aproximación entre el marxismo y el Catolicismo con la llamada “Teología de la Liberación”, especialmente presente en América Latina, ésta fue proclamada como contraria a la Doctrina; un producto de una mala teología.
Nota 2:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=436
“Les deja la libertad de que revelen contra Él… el ser humano en este sentido es más afortunado que los ángeles caídos…”
La Tradición católica en este tema enseña que los seres humanos, mientras estemos con vida, estamos en un período de prueba, en el cual debemos elegir entre seguirlo a Él o alejarnos, entre cumplir sus mandatos o transgredirlos; mientras estemos en la prueba, tendremos oportunidad de arrepentirnos y pedir perdón en el Sacramento de la Confesión, una vez que muramos, ya no hay lugar para arrepentimiento, pasaremos la eternidad en Su presencia o alejados de Él. Lo mismo sucedió con los ángeles; una vez creados tuvieron su prueba, tuvieron tiempo de conocerlo y de serles fiel, muchos transgredieron los mandatos, y muchos que se arrepintieron fueron perdonados, pero una vez finalizada la prueba, cada uno, al igual que el hombre, quedó incapacitado de arrepentirse (no por imposición de Dios, sino por propia voluntad), en ese momento quedaron excluidos de la presencia de Dios; son los llamados “ángeles caídos”.
Para más información: Summa Daemoniaca (https://www.aciprensa.com/fortea/download.php?book=3&token=45.7.208.175d436be2cf4658.76285223)
Nota 3:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=490
“Dios deja hacer, deja pasar, el mundo va por si solo”
Si bien es cierto que el universo evoluciona según las leyes físicas establecidas y el hombre es libre de hacer lo que quiera, basándonos en la Biblia, la Tradición y en los supuestos milagros a lo largo del tiempo, Él interviene de forma directa en la Historia y en el cosmos. Sin ir más lejos, un milagro se define como «un hecho producido por una intervención especial de Dios, que escapa al orden de las causas naturales por El establecidas y destinado a un fin espiritual».
Esto establece dos cosas:
1.- Las leyes naturales pueden ser suspendidas o modificadas a voluntad de Dios; la materia al no tener libre albedrio debe “obedecerle”.
2.- Estando destinados a un fin espiritual y, siendo el hombre el único ser material con espíritu, los milagros están dirigidos al hombre. Las razones pueden ser varias, como llevar a la conversión, revelar alguna verdad, etc.; el hombre al tener libre albedrio tiene la libertad de recibir la Gracia otorgada, o bien rechazarla, sabiendo las consecuencias que recaen sobre él al hacerlo.
Por lo tanto, si para definir a un dios como libertario, hay que hacerlo como uno que no interviene en el universo, en la historia y en la vida de cada hombre, sin lugar a dudas no es el Dios abrahámico.
Nota 4:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=667
Evangelio según san Lucas 9, 51-56
En este caso se está obviando las palabras de Jesús: “Pero volviéndose, les reprendió y dijo: No sabéis de qué espíritu sois. Porque el Hijo del Hombre no ha venido a perder a los hombres, sino a salvarlos.” Claramente se ve que Jesús se molestó con la propuesta de sus discípulos. Si Dios es infinitamente justo, estaría faltando a la justicia si permitiese un castigo tan grande para una ofensa tan pequeña. Ésta es la justicia divina, por lo tanto, la justicia de Jesús, justicia que pudo practicar mientras estuvo predicando; ahora bien, ¿quién se encarga repartir justicia en la Tierra? Romanos 13:1-4: “Sométase toda persona a las autoridades que gobiernan; porque no hay autoridad sino de Dios, y las que existen, por Dios son constituidas. Por consiguiente, el que resiste a la autoridad, a lo ordenado por Dios se ha opuesto; y los que se han opuesto, sobre sí recibirán condenación. Porque los gobernantes no son motivo de temor para los de buena conducta, sino para el que hace el mal. ¿Deseas, pues, no temer a la autoridad? Haz lo bueno y tendrás elogios de ella, pues es para ti un ministro de Dios para bien. Pero si haces lo malo, teme; porque no en vano lleva la espada, pues ministro es de Dios, un vengador que castiga al que practica lo malo.” Esto no tiene nada de libertario.
Ahora, si se siguen leyendo los versículos san Lucas 9:57-62, se puede extraer lo siguiente: “Cristo mismo le dice: "Sígueme", pidiéndole un corte radical con los vínculos familiares. Estas exigencias pueden parecer demasiado duras, pero en realidad expresan la novedad y la prioridad absoluta del reino de Dios, que se hace presente en la Persona misma de Jesucristo. En última instancia, se trata de la radicalidad debida al Amor de Dios, al cual Jesús mismo es el primero en obedecer. Quien renuncia a todo, incluso a sí mismo, para seguir a Jesús, entra en una nueva dimensión de la libertad, que san Pablo define como "caminar según el Espíritu". "Para ser libres nos libertó Cristo" -escribe el Apóstol- y explica que esta nueva forma de libertad que Cristo nos consiguió, consiste en estar "los unos al servicio de los otros". Libertad y amor coinciden. Por el contrario, obedecer al propio egoísmo conduce a rivalidades y conflictos.”
Ahí la verdadera concepción de libertad cristiana. Véase CIC “La libertad del hombre” http://www.vatican.va/archive/catechism_sp/p3s1c1a3_sp.html
Nota 5:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=752
“Pero Jesús, sabiendo que iban a llevárselo para proclamarle rey, se retiró…”
En este caso, solo cabe comentar que Él no quiso ser proclamado rey en ese momento porque no era su tiempo. Más adelante este argumento se cae por sí solo, durante el interrogatorio de Pilato, en donde Jesús afirma ser el Rey de los judíos: Lucas 23:3 “Pilato entonces le preguntó, diciendo: ¿Eres tú el Rey de los judíos? Y Jesús respondiéndole, dijo: Tú lo dices.”
Nota 6:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=797
“Dad al Cesar lo que es del Cesar, […] y a Dios lo que es de Dios”
La pregunta que menciona que se le hace (“¿es lícito pagar tributo al César o no?”) tiene tres posibles respuestas:
1.- “Si”: se estaría aceptando una ocupación de una nación sobre otra, romana en territorio judío.
2.- “No”: sería visto como un acto de rebelión contra el estado y como enemigo del Cesar. Por lo cual, si en realidad Jesús estaría de acuerdo en que el estado es un mal para los hombres, en este caso tendría que haber optado por esta opción, por lo que se cae la hipótesis libertaria.
3.- “Dad al César lo que es del César, y a Dios lo que es de Dios”:
a.- “Dad al César lo que es del César”: Los políticos y el estado son instrumentos de Dios para la realización de sus designios, como lo muestra, por ejemplo, Isaías 45:1-6, Romanos 13:1. De esta manera no está negando la función de los mismos, sea cual fuere la forma que tomen.
b.- “Dad a Dios lo que es de Dios”: obedecer los mandatos de Dios, o como dice San Pedro “tenemos que obedecer a Dios antes que a los hombres”.
Las implicancias son demasiadas para explicarlas en este espacio, para más información léase la “Concepción Católica de la Política” de Julio Meinvielle.
Nota 7:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=837
“De hecho no pagó ningún impuesto”
Hace referencia a Mateo 17:24-27: “Cuando llegaron a Capernaúm, se acercaron a Pedro los que cobraban el impuesto de dos dracmas y dijeron: ¿No paga vuestro maestro las dos dracmas? Él dijo: Sí. Y cuando él llegó a casa, Jesús se le anticipó, diciendo: ¿Qué te parece, Simón? ¿De quiénes cobran tributos o impuestos los reyes de la tierra, de sus hijos o de los extraños? Y cuando respondió: De los extraños, Jesús le dijo: Entonces los hijos están exentos. Sin embargo, para que no los escandalicemos, ve al mar, echa el anzuelo, y toma el primer pez que salga; y cuando le abras la boca hallarás un estáter; tómalo y dáselo por ti y por mí.”
Si se lee con detenimiento, se darán cuenta de lo siguiente:
1.- Se está hablando del impuesto (o tributo) del Templo judío (establecido en tiempos de Moisés), no del impuesto a Roma.
2.- Luego Jesús, en su pregunta a Pedro, hace una analogía con el impuesto estatal: el rey no les cobra a sus hijos, por lo tanto, Jesús, hijo de Dios, no debe pagar el impuesto del Templo.
3.- Para demostrar que el vino a cumplir los mandatos de Dios, manda a Pedro a pagar el impuesto.
En cuanto al pago de impuestos estatales, en Romanos 13:6-7 dice: “Pues por esto también pagáis impuestos, porque los gobernantes son servidores de Dios, dedicados precisamente a esto. Pagad a todos lo que debáis: al que impuesto, impuesto; al que tributo, tributo; al que temor, temor; al que honor, honor.”
Nota 8:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=848
Toda esta conclusión fue demostrada falsa en los puntos anteriores.
Nota 9:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=924
Libro de Samuel: 1 Samuel 8
Se afirma lo siguiente: “Los reinos de este mundo surgen como un acto deliberado de rebelión del hombre contra el Reino de Dios”
Contexto histórico: los judíos estaban organizados en una “federación de tribus” formada por las doce tribus de Israel. Efectivamente, como nombra, no tenían un gobernante, ya que su Rey era Dios, pero cada una de estas tribus tenía un juez, el cual era el encargado de resolver disputas entre la población. En este período, Israel estaba en un círculo vicioso, cada vez que se alejaban de Dios, las consecuencias lo alcanzaban, mas, cuando se arrepentía, Éste les mandaba un juez que los libraba del enemigo y les enseñaba como volver a vivir de acuerdo a la Ley (Jueces 2:10-23). Además, como el texto lo indica, los jueces designados por Samuel se corrompieron, por lo que esta organización anárquica estaba por comenzar nuevamente en el circulo. En estos momentos, el pueblo judío estaba siendo amenazado por los filisteos, una nación organizada como una monarquía. Esto suponía una gran amenaza para las tribus de Israel, ya que, al carecer de unidad como una nación bajo el mando de un solo hombre, no podían organizar una defensa apropiada.
La solución del pueblo judío, alejado de Dios, para este problema: el pueblo pide que se les dé un rey humano que los gobierne como las demás naciones.
1.- “Rey humano”: el hecho de que pidan un rey humano no era malo, ya que Dios había previsto en Deuteronomio 17:14-2, que se les daría un rey que los gobierne.
2.- “Gobierne”: que los juzgue, salga delante de ellos y pelee sus guerras. Todos ellos esperaban esto de un rey, pero Dios ya cumplía estas funciones, por lo que se deduce que el pueblo ya no creía en Él.
3.- “Como las demás naciones”: he aquí el problema; los judíos rechazaban a Dios como su Rey, ya no confiaban en la promesa que le había hecho en Deuteronomio 28. Además, queriendo ser como las demás naciones, estaban contrariando a los planes de Dios, ya que Él los había apartado de los pueblos para que sean suyos (Levítico 20:26).
Al final, Dios respeta su decisión, aunque no les convenga. Él les da un rey según su pedido, Saul, quien los llevó a la guerra, ganando numerosas batallas, pero luego el poder lo envileció y finalmente los llevó a la derrota contra los filisteos. Luego de esto, se ungió como rey a David, un Rey según los deseos de Dios, de quien descendería Jesús.
De todo lo visto, queda claro que los problemas en la sociedad no están dados por la existencia del estado, ya que estos se dieron tanto en un estado de anarquía, como bajo una monarquía. Este problema excede al mismo; no depende de él, sino, que está en la desobediencia del mismo a los mandatos de Dios. Un estado es virtuoso siempre que se aferre al Derecho Natural, mas, cuando este no los defienda, se corrompe.
Ahora bien, como se detalla claramente en las advertencias de Samuel, una sociedad anárquica es mejor que una bajo el poder del estado, pero hay que advertir que esto es así, siempre y cuando la misma esté compuesta por individuos justos, buenos, obedientes de los mandatos de Dios; en otra palabra una sociedad compuesta por santos. Como esta no es posible en la realidad, debe haber una autoridad que ponga límites a los inicuos.
Nota 10:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1122
“¿Quién es el maligno? […] ¿Cuál es el objetivo del maligno? Es destruir la obra de Dios.”
Si como se vio en los puntos anteriores, el estado fue constituido por Dios para llevar adelante sus designios, para impartir justicia, para llevar a la sociedad al bien común temporal, claramente el maligno buscará corromperlo o destruirlo. En otras palabras, un anarquista es instrumento del maligno.
Nota 11:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1236
Mención a Lucas 4:6-7
Efectivamente, el demonio tenía el ejercicio del poder sobre la humanidad que había caído en pecado, pero Jesús al morir y resucitar nos libró del mismo, Juan 12:31 “Ya está aquí el juicio de este mundo; ahora el príncipe de este mundo será echado fuera”. Efesios 2:1-22; Colosenses 2:15; Hebreos 2:14; 1 Juan 3:8; 1 Juan 4:4.
Nota 12:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1329
“el Estado es el verdadero anticristo”
El anticristo será un hombre. Posiblemente se esté confundiendo con la “bestia”, la cual, si es una ideología o una forma de poder político, una gran nación que lleva la guerra a los confines del mundo.
Nota 13:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1456
Nuevamente, la concepción católica de la política prevé este caso. Todo gobierno es legítimo, siempre que se constituya y actúe de acuerdo al Derecho Natural.
Nota 14:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1501
No pude encontrar esa referencia a Benedicto XVI. En cuanto al Concilio de Nicea del año 325, esa posición fue descartada por estudios de textos escritos por el emperador:
“Constantino convocó el Concilio de Nicea con la finalidad de fomentar la unidad y eliminar la herejía. Se sintió obligado a velar por las resoluciones dogmáticas y disciplinares, pero jamás aspiró a suplantar a los Obispos. La intervención imperial la entendía como meramente subsidiaria, puesto que la norma última en cuestiones doctrinales había de ser, como de hecho fue, las tradiciones y los cánones eclesiales y la asistencia del Espíritu Santo a los Obispos. Únicamente si los Obispos no conseguían hacer cumplir las decisiones conciliares, el Emperador estaba dispuesto a intervenir para aplicarlas; jamás para imponerlas él mismo.
Constantino no reclama para sí una supremacía sobre el concilio en cuestiones de fe; prerrogativa que, junto a otras, sí está dispuesto a reconocerle Eusebio, quien convierte al emperador en algo más que un guardián de la Iglesia, viendo en él la cúspide religiosa suprema del mundo visible.
El análisis de los documentos imperiales de 325 a 335 prueba, por tanto, de modo concluyente que el emperador no influyó en el Credo de Nicea. Pero, además, idéntica conclusión se deduce del estudio de la cristología de Constantino, que se deja entrever en alguna de sus cartas. El emperador carecía de la preparación teológica necesaria para dominar los problemas que se abordaron en Nicea. Su cristología es decididamente pre-nicena, como muy bien ha explicado Alois Grillmeier en su importante estudio “Cristo en la tradición cristiana”.” J. M. Sansterre.
Nota 15:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1542
Leer “Concepción Católica de la política”. En cuanto a la relación iglesia-estado, seguramente se está confundiendo con las iglesias protestantes, las cuales, al separarse, pusieron como cabeza de las mismas a los reyes de cada una de sus regiones, dando origen a las iglesias-estado luteranas, anglicanas y calvinistas.
En cuanto a la Inquisición, claramente fue víctima de los mitos extendidos por los protestantes luego de la reforma. Hay que diferenciar dos Inquisiciones, la Católica y la protestante. Además, hay que tener en cuenta el contexto social de la época, en donde la herejía era rechazada de forma unánime por la sociedad. Más aún, la herejía era visto como un delito mayor que el asesinato, ya que esta mata el cuerpo, pero la segunda el alma. La inquisición Católica tenía como objetivo no solo juzgar si se estaba cometiendo una herejía, sino principalmente, proteger a los acusados de daños que pudieran sufrir del propio pueblo. Si el acusado era encontrado culpable de herejía, era llevado a las autoridades públicas para que determinaran la sentencia del mismo. En cuanto la inquisición protestante, al estar influenciada por el puritanismo, llegó a ser incomparablemente más intolerante hacia los que diferían de sus creencias. Si tomamos los números de sentencias a la hoguera, se ve claramente lo enunciado: Un total aproximado de 75.600 condenados, contra 89. Peters, Edward, Inquisition, University of California Press, 1989.
Las cruzadas fueron una respuesta de las naciones cristianas al rápido avance de las fuerzas musulmanas que estaban atacando las puertas de Europa. La primera fue respuesta a la toma y masacre de la población de la actual Estambul; viendo esto, y la posibilidad de que continúen conquistando territorios cristianos, sumados al poderío militar y tecnológico que los musulmanes poseían, el Papa Urbano II llamó a los fieles cristianos a recuperar el territorio perdido y retomar el control sobre Tierra Santa. Cabe mencionar que, a diferencia de los musulmanes, los peregrinos no tenían órdenes de atacar ciudades que no se resistiesen a su paso, ni masacrar a los ciudadanos que se rindan luego de su eventual toma.
Nota 16:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1555
Solo debo corregir que la “iglesia” de la que habla son las “iglesias-estados” fruto de la Reforma. La Iglesia Católica, en cuanto a Doctrina y continuidad histórica, está protegida del maligno (Mateo 16:18).
Nota 17:
https://youtu.be/a_qOPCjOxfQ?t=1925
Toda esta conclusión fue demostrada falsa en los puntos anteriores.
Consideración final:
Claramente Jesús Huerta de Soto está haciendo uso de la herramienta más preciada de los protestantes: sacar textos bíblicos de contexto y utilizarlos para defender su postura, obviando cualquier cita que la contradiga.
submitted by ClackTimeran to ArgentinaLibertaria [link] [comments]


2018.04.10 21:45 teresadeaustria SEGUIÑOS ENTRANDO EN LA CONTRADICCIÓN PRINCIPAL : DEMOCRACIA REAL - RÉGIMEN FRANQUISTA.

[10/4 21:00] Maria: Lo que sucedió, según cuenta en La Guerra Civil Española el hispanista inglés Hugh Thomas, es lo siguiente: el profesor Francisco Maldonado, tras las formalidades iniciales y un apasionado discurso de José María Pemán, pronuncia un discurso en que ataca violentamente a Cataluña y las Vascongadas, calificando a estas regiones como «cánceres en el cuerpo de la nación. El fascismo, que es el sanador de España, sabrá cómo exterminarlas, cortando en la carne viva, como un decidido cirujano libre de falsos sentimentalismos».
Alguien grita entonces, desde algún lugar del paraninfo, el famoso lema «¡Viva la muerte!». Millán-Astray responde con los gritos con que habitualmente se excitaba al pueblo: «¡España ...»; «... una!», responden los asistentes [10/4 21:00] Maria: Miguel de Unamuno, que presidía la mesa, se levanta lentamente y dice: «Estáis esperando mis palabras. Me conocéis bien, y sabéis que soy incapaz de permanecer en silencio. A veces, quedarse callado equivale a mentir, porque el silencio puede ser interpretado como aquiescencia. Quiero hacer algunos comentarios al discurso -por llamarlo de algún modo- del profesor Maldonado, que se encuentra entre nosotros. Dejaré de lado la ofensa personal que supone su repentina explosión contra vascos y catalanes. Yo mismo, como sabéis, nací en Bilbao. El obispo,» dice Unamuno señalando al obispo de Salamanca-, «lo quiera o no lo quiera, es catalán, nacido en Barcelona. Pero ahora acabo de oír el necrófilo e insensato grito “¡Viva la muerte!” y yo, que he pasado mi vida componiendo paradojas que excitaban la ira de algunos que no las comprendían he de deciros, como experto en la materia, que esta ridícula paradoja me parece repelente. El general Millán-Astray es un inválido. No es preciso que digamos esto con un tono más bajo. Es un inválido de guerra. También lo fue Cervantes. Pero desgraciadamente en España hay actualmente demasiados mutilados. Y, si Dios no nos ayuda, pronto habrá muchísimos más. Me atormenta el pensar que el general Millán-Astray pudiera dictar las normas de la psicología de la masa. Un mutilado que carezca de la grandeza espiritual de Cervantes, es de esperar que encuentre un terrible alivio viendo cómo se multiplican los mutilados a su alrededor.»[6]​ [10/4 21:00] Maria: Desde entonces existen dos versiones de qué sucedió[7]​: o bien Millán-Astray exclama irritado «Muera la intelectualidad traidora, viva la muerte»[cita requerida] o como afirman otros[¿quién?] exclamó: «¡Muera la inteligencia! ¡Viva la muerte!» [10/4 21:00] Maria: Millan Astray , este fascista fanático es el que recoge el himno para la legión : "El novio de la muerte " Y cuatro ministros españoles , entre ellos el de "Cultura" se cuadran ante los falangistas y cantan con ellos su himno. ALGUIEN DUDA QUE SEGUIMOS EN UN RÉGIMEN FRANQUISTA ??? [10/4 21:00] Maria: Acaban de detener a una chica catalana que formaba parte de los piquetes para cortar carreteras, acusándole de Rebelión y Terrorismo . Alguien duda que tratan de acabar con LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN ??? Ahora detienen y acusan a catalanes .titiriteros , cantantes de rap etc etc y los acusan de lo que les da la gana y los encarcelan . Después seremos nosotros los que caigamos por defender las pensiones. NO PODEMOS CALLAR ANTE ESTOS ATAQUES A LA LIBERTAD DE EXPRESIÓN Y MANIFESTACIÓN. ¡¡¡¡
submitted by teresadeaustria to podemos [link] [comments]


2017.07.01 23:15 topoeta Un clasico

Tilingos
Por Arturo Jauretche
CONFIRMADO me propuso este tema. Pensé entonces que era la oportunidad para ofrecer una respuesta, entre las muchas que pueden articularse, a un interrogante que plantea José Luis de Imaz en Los que mandan; "¿Por qué, no obstante su peso económico, su rol en la modernización, y haber sido innovadores tecnológicos, los empresarios no pesan en la vida del país?".
O pesan al revés. Este es el caso de ciertos tipos de grupos económicos capitalistas, adscriptos a la política de la Sociedad Rural, ya consolidados dentro del viejo sistema agro-importador, que prefieren un mercado interno pobre en condiciones de monopolio a un mercado en crecimiento en condiciones de competencia, como los que apoyaron la política de contención del progreso en las Juntas Reguladoras de la Década Infame. Sólo que éstos sí saben lo que quieren.
Pero no voy a hablar de economía, sino del tema propuesto; de la forma en que la tilinguería impone sus pautas, y cómo ellas están perturbando el desarrollo de la inteligencia nacional y sus impulsos creadores.
Y ésta es cosa de que debe tomar cuenta también el político militante, si es que no sabe que el comité ha muerto definitivamente. Porque los estados de opinión, entre los cuales tiene importancia fundamental el slogan que surge de la cuestión de los status, pesan mucho más que una recluta que sólo vale para las elecciones internas.
En el Espasa Calpe se lee tilingo: "Argentinismo: Insustancial, ligero, que habla muchas tonterías". Segovia, en su Diccionario de Argentinismo", expresa: "Dícese de la persona simple y ligera que suele hablar muchas tonterías".
Los paisanos, de un tipo así, dicen; "Hombre sin fundamento".
Don Hipólito -desde luego, Yrigoyen es el Hipólito por antonomasia- decía "palangana". Supongo a esta expresión tradicional y fundada en la poca cosa y mucho ruido de la enlosada al caer retumbante.
Usted lo conoce al tilingo. Y si no lo conoce, ahí lo tiene al lado, en esta mesa de un café céntrico donde se han sentado cuatro o cinco tipos con portafolios. Algún día habrá que escribir la historia del hombre del portafolio. Hubo la etapa de la posguerra con los "ingenieri" italianos recién llegados que escondían bajo el cuero -con una sugestión de planos y patentes de invención- el sandwich de milanesa del almuerzo. Ahora es posible que el portafolio contenga la cuarenta y cinco persuasiva, o la concluyente tartamuda portátil.
Pero esos que están en la mesa de al lado sólo llevan allí sueños, proyectos, hipotéticas transacciones. Andan a la búsqueda de enganchar algo, intermediar en alguna operación cualquiera para ganar una comisión, y muchas veces intermediando entre intermediarios. Generalmente se ayudan con el teléfono de un amigo que tiene escritorio y al que han pedido permiso para que les "dejen dicho". Ese teléfono, la mesa del café y el portafolio constituyen su establecimiento comercial.
Mientras llega "el asunto*', hablan de fútbol, de carreras, de política, de economía.
Cuando tocan estos dos temas últimos, nunca faltará quien diga: "Lo que pasa es que los obreros no producen". Ahí está el tilingo. No se le ha ocurrido averiguar qué es lo que él produce y qué producen todos ellos, puntas sueltas, mallas erradas en la enorme red de intermediación que es Buenos Aires.
Que un tipo que no produce diga, en una reunión de tipos que no producen, que no producen los únicos que producen algo, es tilinguería. En esto de producir, tenemos muchos productores rurales por el estilo que creen que la condición de productor la da la propiedad de una estancia, unos breeches y unas botas de polo, que viven en la ciudad -"porque mi señora dice que hay que educar a los chicos"- y dan una vuelta por el campo cada quince días. Productores rurales son los que trabajan y producen en el campo, que pueden ser patrones o peones, pero no los que no intervienen en la producción sino como propietarios, y que son rentistas aunque no arrienden. Estos también son de los que dicen que los "obreros" no producen. Y ya no desde la posición marginal del tipo del portafolio, sino empinándose como "fuerza viva" sobre la que descansa la economía del país.
Inevitablemente, éstos y otros representantes de la tilinguería son los que, ante la menor dificultad, califican al país: "Este país . de m...", colocándose fuera del mistao a los efectos de la adjetivación. Y la verdad es que el país lo único que tiene de eso son ellos: los tilingos.
El racismo es otra forma frecuente de la tilinguería.
La tilinguería racista no es de ahora y tiene la tradición histórica de todo el liberalismo. Su padre más conocido es Sarmiento, y ese racismo está contenido implícitamente en el pueril dilema de "civilización y barbarie". Todo lo respetable es del Norte de Europa, y lo intolerable, español o americano, mayormente si mestizo. De allí la imagen del mundo distribuido por la enseñanza y todos los medios de formación de la inteligencia que han manejado la superestructura cultural del país.
Recuerdo que cuando cayó Frondizi, uno de esos tilingos racistas me dijo, en medio de su euforia: -¡Por fin cayó el italiano! Se quedó un poco perplejo cuando yo le contesté: -¡Sí!, lo volteó Poggi.
Muchos estábamos enfrentados a Frondizi; pero es bueno que no nos confundan con estos otros que al margen de la realidad argentina, tan italiana en el presidente como en el general que lo volteó, sólo se guiaban por los esquemas de su tilinguería.
Ernesto Sábato, con buen humor, pero tal vez respirando por la herida, ha dicho en Sobre héroes y tumbas más o menos lo siguiente: "Más vale descender de un chanchero de Bayona llamado Vignau, que de un profesor de filosofía napolitano". La cita me chocó en mi trasfondo tilingo (fui a la misma escuela y leí la misma literatura) porque tengo una abuela bearnesa también Vignau, tal vez más que por lo de Bayona, por lo de chanchero (vuelvo a recordar que fui a la misma escuela, etcétera).
La verdad que ni el presidente ni el general son italianos. Simplemente son argentinos de esta Argentina real que los liberales apuraron cortando las raíces.
Pero la idea liberal o sarmientina no era ésa. Ella tenía, y tiene, una escala de valores raciales que se identifican por los apellidos cuando son extranjeros. Arriba están los nórdicos -con escandinavos, anglosajones y germánicos-; después siguen los franceses; y después los bearneses y los vascos; más abajo los españoles y los italianos, y al último, muy lejos, los turcos y los judíos. Cuando yo era chiquilín nunca oí nombrar a un inglés -que generalmente era irlandés, pero la diferencia era muy sutil para entonces- sin decir "Don", aunque estuviera "mamao hasta las patas". El francés, a veces, ligaba el Don; y en ocasiones, el vasco. Jamás el español, que era "gallego de...", lo mismo que el italiano "gringo de...". ¡Para qué hablar del turco y del ruso.'
En La condición del extranjero en América, Sarmiento parece revisar sus tesis sobre la inmigración. Pero no nos engañemos: se sintió defraudado por la misma porque vino del Mediodía de Europa. El hubiera querido una inmigración de arquetipos, y los arquetipos son los que estaban en lo alto de su escalera antiamericana y antiespañola.
Afortunadamente fracasó, y eso es lo que nos ha salvado como nación. En algún lugar he recordado las palabras de Hornero Manzi cuando me dijo: -Lo que nos ha salvado es la actitud del italiano y el turco, que en lugar de proponerse como arquetipos, propusieron como tal al gaucho; así, en el ridículo del cocoliche se nacionalizaron en lugar de desnacionalizarnos. Sólo falta imaginar lo que hubiera ocurrido si las pampas y las aldeas se hubieran poblado de los ejemplares arquetipos deseados por ese racismo, con la actitud de obsecuencia de las generaciones liberales para todo lo foráneo.
Ya se ha dicho que esa tilinguería racista viene de lejos.
Pero se acentúa cuando se producen cambios sociales. Entonces, la tilinguería se exacerba en una peyorativa actitud racista. Pasó con el acceso al poder del radicalismo. Los tilingos de entonces cargaron el acento sobre los apellidos italianos de la nueva promoción política suscitada con el ascenso de la clase media: la pequeña burguesía inmigratoria y los doctores de primera napa nacional.
La oposición conservadora adoptó un aire peyorativo que se tradujo en toda una literatura política, que fue del periódico -La Mañana y La Fronda, sucesivamente, fueron sus expresiones más calificadas- hasta el discurso parlamentario. Se jugaba, por ejemplo, con la equívoca significación de algunos apellidos; así, la triple fórmula Coulom-Coulin-Culacciatti, que integraba, con la igual finalidad peyorativa hacia los criollos desconocidos, don Julio del C. Moreno -un personaje riojano- completaba el ridículo en la imagen anal. Hasta cuando el apellido era patricio se lo modificaba para ponerlo a tono: así, padeciendo Yrigoyen de un posible mal de las vías urinarias, el doctor Meabe, su médico de cabecera, se convertía en el doctor Meabene para adecuarlo a la cita siguiente que era la de un correligionario de la 3a Don Plácido Meo.
En realidad, para los que lo escribían no se trataba de otra cosa que de un recurso humorístico. Pero para el tilingo de entonces el fundamento más real, el que más invocaba, el que más jugaba, era ese de los "gringos", Y lo de "gringos" sólo jugaba para los descendientes de inmigrantes provenientes del Mediodía de Europa. No para los otros.
Pasó mucha agua bajo los puentes, y vino otro movimiento multitudinario: el de 1945. Ya los gringos se habían incorporado y su presencia política no lesionaba a la tilinguería, no sé si es porque de las nuevas promociones ascendentes habían salido también promociones de tilingos. Sólo así puede explicarse que un hijo de italianos -Sammartino- haya hablado despectivamente de los "negros" al referirse al "aluvión zoológico", en una caracterización evidentemente racial y peyorativa, cuando aún estaba fresca la tinta que lo había calificado a él también peyorativamente.
Que "el gringuito" de unos pocos años atrás se sienta vieja clase frente a los descendientes de los conquistadores en la confrontación de sus apellidos no revela simplemente que "el gringuito" se ha incorporado a la tilinguería. Lo grave es que se ha frustrado como guarango. Y la guaranguería es la espontaneidad de las nuevas clases, de las promociones que irrumpen con cada ascenso de la sociedad, porque los dos grandes movimientos populares del siglo -el de 1914-16 y el de 1943-45- han sido la expresión de eso: de ascensos masivos.
No corresponde aquí desentrañar las raíces económico-sociales de los dos hechos históricos; ni siquiera la coincidencia con las dos guerras mundiales que nos aislaron de los países arquetipos en una neutralidad intolerable para los tilingos, pero que dio las bases para una consolidación propia.
Usted puede hacer un fácil test. Yo lo he hecho.
Sé que un fulano se ha gastado 15 millones de pesos en un departamento de la Avenida del Libertador. Nos encontramos y le adivino la intención de informarme de su compra, como corresponde al guarango. Pero yo quiero saber si está frustrado como tal y lo madrugo diciéndole antes de que me dé la noticia:
-Estoy muy afligido por un amigo que se ha gastado más de 10 millones en un departamento de la Avenida del Libertador... -¿Y por qué se aflige? -me pregunta inquieto. Le contesto: -Y... porque la Avenida del Libertador no es "bien"... -Pero entonces..., ¿qué es "bien"? -pregunta desesperado. -"Bien" es de la plaza San Martín hasta la Recoleta, de Santa Fe al Bajo. Y dentro de ese radio. "bien", "muy bien", el codo aristocrático de Arroyo, como dice Mallea: Juncal, Guido, Parera. . .
Le veo en la cara al hombre que está desesperado. Y entonces, lo remato: -La Avenida del Libertador es como tener un leopardo de tapicería sobre el respaldo del asiento trasero del coche.
El leopardo lo tiró a la vuelta. Del departamento no sé.
Pienso que lo hecho es una crueldad, pero la investigación "científica" es así... cruel como la vivisección.
Yo quería saber si el hombre era un burgués con toda la barba o un tímido burguesito en camino de terminar en tilingo. El que es verdaderamente burgués sigue adelante, cumple su gusto, se realiza con la arrogancia del vencedor y compra en la Avenida del Libertador, precisamente porque es caro, porque acredita su victoria y la prestigia ante los burgueses. Si quiere barrio, compra; y si quiere apellido y mujer distinguida, compra también. Podría citar casos. Pero no se achica, se disminuye; no se acomoda a los esquemas y limitaciones de los tilingos.
De aquí que mientras en Europa y en Estados Unidos un banquero o un industrial miran a un ganadero como un "juntabosta", aquí el ganadero lo mira por arriba del hombro al empresario. Y el empresario, que quiere ser "bien", se ve obligado a comprar estancia, a tener cabaña -así sea de perros-, porque sólo por la Rural, y tal vez por el Kennel Club, puede lograr ascenso social que apetece.
Lógicamente esta burguesía, desde que imita a la vieja clase, se somete a todas sus normas y, por consecuencia, también en política. Ese sometimiento y esa adhesión a las viejas clases -incongruente económicamente- no sólo se ejerce verticalmente. También horizontalmente, cuando contemplamos la geografía social del país.
Así, los titulares de los intereses vitivinícolas de Cuyo y los tabacaleros, azucareros y fruticultores del Norte, que necesitan un mercado interno de alto poder de compra -es decir, que el Litoral desarrolle una política de alto nivel de vida-, están ligados políticamente a los conservadores del Litoral, gobernados por cabañeros e invernadores cuya tendencia es producir a bajo costo en un mercado de poco poder adquisitivo para cumplir la función asignada en la división internacional del trabajo como abastecedores ultramarinos de las metrópolis.
Esta incongruencia es difícil de explicar, pero no son ajenos a ella el prestigio social del Litoral y la incapacidad burguesa de los del interior en los respectivos grupos patronales. Esta gente de Cuyo y del Norte es muchas veces portadora de apellidos españoles de abolengo arribeño, de mucho mayor cotización histórica que los abajeños del puerto. Pero queriendo asimilarse a la alta clase del puerto se han sometido a las normas políticas e ideológicas de los principales. De "bien" provincianos, quieren ser "bien" en la Capital. ¿Cómo extrañar entonces que los guarangos frustrados del Litoral se hagan tilingos, si la misma tilinguería la padecen muchos aristocráticos descendientes de la Conquista por el Perú?
La tilinguería cotiza una marca de vino, un tabaco, un pomelo, o una palta, muy por debajo de un toro lleno de medallas. Se entra muy bien en la alta sociedad llevando de la rienda al toro, pero es difícil mostrando una botella de vino por lujosa que sea la etiqueta, por más sugestiones de chateau que evoque, tanto en la presentación como en la exquisita calidad del producto.
A un cuarto de siglo de la entrada del país al capitalismo, debemos recordar que el capitalismo naciente en la Argentina fue ajeno en sus hombres al hecho histórico que lo provocaba, produciéndose la paradoja de que le correspondiese a la clase obrera abrir la etapa del desarrollo económico burgués. Más aún: la nueva burguesía sigue aún incapacitada para jugar su papel, y es precisamente porque en la medida que asciende, pierde conciencia de su propia realidad para hacer suya la imagen de importancia que le presenta el tilingo. Se queda en el "medio pelo" y, rechazando el triunfo burgués, se adecúa al remedo, a la imitación de la alta clase con la que cree tomar contacto cuando se acomoda a la imagen de alta sociedad que le brindan los declasados.
Hubo un tiempo en que los venidos a menos económica y socialmente se jactaban de ser un pequeño sector domiciliado en el "Palacio de los Patos" de la calle Ugarteche. Ahora se han multiplicado. desde detrás de la Recoleta hasta San Fernando, a lo largo de las vías del Central Argentino. (Lo designo así porque la nueva nominación ferroviaria es completamente tilinga, aunque la hayan hecho los guarangos, lo que prueba que, en esta materia, todos tenemos tejado de vidrio.)
Landrú ha identificado perfectamente los personajes describiendo en el "gordi" y el "mersa" la oposición tilinguería-guaranguería. El botellero próspero, con su Valiant resplandeciente, es feliz echándole soda al vino de marca, ocupando las mesas de los restaurantes caros, hablando fuerte de lo que dijo-"su señora", mientras "cena".
Está en el camino de constituir una burguesía. Todavía no tiene conciencia de que constituye un sector de la sociedad correspondiente a una etapa de la economía, y no ha alcanzado a comprender la correspondencia de sus intereses personales con los intereses de su grupo. Hijo de sus aptitudes capitalistas -aunque muchas veces también más de la inflación que de su capacidad, o de equívocas actividades comerciales-, está en el camino de constituir una burguesía. Pero en el momento de definirse como burgués y adquirir la psicología correspondiente, nota el contraste de sus gustos y normas con lo que es "bien".
Desde que se ha mudado al barrio Norte, desde Gerli o Quilmes, y la "señora" ha olvidado la batea deslumbrada por la máquina de lavar, ha hecho nuevos contactos que le dan la idea de una meta social que tiene que alcanzar. Comienza él también a añorar la época en que "el servicio daba gusto" y en que el obrero -el "negro"- se mantenía "donde debe estar". Olvida de inmediato que es precisamente ese cambio el padre de su prosperidad y de su posibilidad de acceso a niveles más altos. Más aún. que el mantenimiento de ese cambio y su profundización es su única garantía. Quiere dejar de ser "mersa" y sólo logra ser "gordi". E inmediatamente tiene el complejo político del "gordi", a quien comienza a imitar.
Y comienza a imitar a una imitación, tomando por modelo las malas copias. Porque la tilinguería constituida por las "gordis" no es ni remotamente la alta clase a la que cree aproximarse.
Desde la época en que los declasados se refugiaban en la calle Ugarteche, todo el "Norte" liminar se ha llenado de falsos declasados. Se ha constituido un sector social entero que vive en la convención de que "todo tiempo pasado fue mejor" en aquella "Jauja" retrospectiva -"cuando la tía Leonor tenía Lando"-; de miles de familias que se aterran al recuerdo de un ascendiente que figuró algo en la segunda y la tercera línea de los amanuenses de la oligarquía, Descendientes de militares -un oficio generalmente despreciado por la alta clase-, de secretarios de juzgados, directores de oficinas, bancarios pueblerinos y hasta de conscriptos de Curu-malal, se han construido imaginativamente un pasado señoril que tratan de revivir en una vida forzada que absorbe casi todos sus recursos en gastos de representación.
Revista Confirmado
submitted by topoeta to RepublicaArgentina [link] [comments]


2016.08.14 13:57 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to communismo [link] [comments]


2016.06.07 04:08 ShaunaDorothy El enfoque marxista de la liberación de la mujer - El comunismo y la familia ( 2 - 2 ) (Mayo de 2016)

https://archive.is/7HsFd
Pero, ¿cómo se logrará esta reducción y redistribución del trabajo doméstico? En la transición de la dictadura del proletariado al comunismo pleno, la transformación de la familia es un corolario de la expansión de la producción y el aumento de la abundancia. Su extinción o desintegración es resultado del éxito económico. En el proceso, será remplazada por nuevas formas de vivir que serán inconmensurablemente más ricas, humanas y gratificantes. Bien puede haber la necesidad de desarrollar algunas reglas en el curso de esta transformación conforme la gente busque nuevos modos de vida. En el periodo de transición, será la tarea del colectivo democrático de los obreros, el soviet, construir alternativas y guiar el proceso.
Vogel no plantea la cuestión crucial: cuando la mujer se libere de la esclavitud doméstica, ¿será libre para hacer qué? ¿La reducción del tiempo que pase en el trabajo doméstico será compensada por un aumento comparable en el tiempo que pase en su trabajo, dos horas menos lavando ropa y trapeando pisos, dos horas más en la línea de ensamblaje de la fábrica? Ésa ciertamente no es la idea marxista de la liberación de la mujer.
Remplazar el trabajo doméstico y la crianza de los niños con instituciones colectivas son aspectos de un cambio fundamental en la relación entre producción y tiempo de trabajo. Bajo una economía socialista planificada, todo tipo de actividad económica —desde la producción de acero y computadoras hasta la limpieza de la ropa, los pisos y los muebles— pasará por un constante y rápido aumento en la cantidad de producto por unidad de trabajo aplicado. Mucho antes de que se logre una sociedad comunista, es probable que la mayor parte del trabajo doméstico ya se haya automatizado. Más en general, habrá una reducción continua del tiempo de trabajo total necesario para la producción y el mantenimiento de los bienes de consumo y los medios de producción.
En una sociedad plenamente comunista, la mayor parte del tiempo será lo que ahora llamamos “tiempo libre”. El trabajo necesario absorberá una porción tan pequeña de tiempo y energía que cada individuo se lo concederá libremente al colectivo social. Todos dispondrán del tiempo y de los recursos materiales y culturales necesarios para realizar trabajo creativo y gratificante. En los Grundrisse (1857), Marx cita la composición musical como ejemplo de trabajo genuinamente libre.
Los “feministas socialistas” falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques
En 2005, Sharon Smith, figura dirigente de la ISO que se pretende una teórica, publicó un libro, Women and Socialism: Essays on Women’s Liberation (La mujer y el socialismo: Ensayos sobre la liberación de la mujer, Haymarket Books), del cual se espera una nueva edición revisada y expandida para este año [2015]. Un extracto de esta nueva edición, “Theorizing Women’s Oppression: Domestic Labor and Women’s Oppress-ion” [Teorizando sobre la opresión de la mujer: El trabajo doméstico y la opresión de la mujer], publicado en International Socialist Review (marzo de 2013), delinea lo que la ISO define como su nuevo enfoque del feminismo. La “teorización” de Smith se basa en gran medida en el concepto de que el trabajo doméstico no remunerado es el fundamento de la opresión de la mujer, como lo presenta Vogel en Marxism and the Oppression of Women: Toward a Unitary Theory.
Smith comienza criticando a Karl Marx y Friedrich Engels, un requisito esencial para acceder al medio feminista pequeñoburgués: “La manera en que Marx y Engels describen la opresión de la mujer presenta frecuentemente componentes contradictorios: en algunos sentidos cuestionando fundamentalmente el status quo de género, pero meramente reflejándolo en otros”. Smith critica incluso más agudamente la Revolución Bolchevique de 1917 en Rusia, un evento que los liberales, feministas o no, consideran en el mejor de los casos un experimento utópico fallido y, en el peor, el nacimiento de un estado policiaco totalitario.
Haciéndole el juego a los prejuicios anticomunistas, Smith afirma que los bolcheviques apoyaron el papel tradicional de la mujer, haciendo de la maternidad el más alto deber social: “A pesar de los enormes logros de la Revolución Rusa de 1917 —incluyendo la legalización del aborto y el divorcio, el derecho al voto y a contender por puestos públicos y la abrogación de leyes que criminalizaban la prostitución y la sexualidad gay—, ésta no produjo una teoría capaz de enfrentar las normas naturales heterosexuales o la prioridad dada al destino maternal de las mujeres”. Smith procede a citar una declaración de John Riddell, un historiador izquierdista que frecuentemente publica en la International Socialist Review de la ISO: “Las mujeres comunistas en ese periodo veían el tener hijos como una responsabilidad social y buscaban ayudar a las ‘mujeres pobres que desean experimentar la maternidad como la más elevada felicidad’”.
Apoyándose en una cita sacada de contexto, Smith y Riddell falsifican la doctrina y la práctica bolcheviques. Los bolcheviques veían el remplazo de la familia a través de métodos colectivos para la crianza de los niños no como un objetivo distante en una futura sociedad comunista, sino como un programa que estaban empezando a implementar en el estado obrero ruso soviético existente. Alexandra Kollontai, una de las dirigentes del trabajo bolchevique entre las mujeres, abogó por instituciones socializadas que asumieran completa responsabilidad por los niños y su bienestar físico y sicológico desde la infancia. En su discurso al I Congreso de Mujeres Trabajadoras de Toda Rusia en 1918, declaró:
“Gradualmente, la sociedad se hará cargo de todas aquellas obligaciones que antes recaían sobre los padres...
“Existen ya casas para los niños lactantes, guarderías infantiles, jardines de la infancia, colonias y hogares para niños, enfermerías y sanatorios para los enfermos o delicados, restaurantes, comedores gratuitos para los discípulos en escuelas, libros de estudio gratuitos, ropas de abrigo y calzado para los niños de los establecimientos de enseñanza. ¿Todo esto no demuestra suficientemente que el niño sale ya del marco estrecho de la familia, pasando la carga de su crianza y educación de los padres a la colectividad?”
—“El comunismo y la familia”, Editorial Marxista, Barcelona, 1937
En una sociedad socialista, el personal encargado del cuidado y la educación en guarderías, jardines de niños y las escuelas preescolares estará compuesto de hombres y mujeres. De este modo —y sólo de este modo—, podrá eliminarse la división ancestral del trabajo entre hombres y mujeres en el cuidado de los niños pequeños.
El punto de vista de Kollontai acerca del futuro de la familia no era inusual entre los dirigentes bolcheviques. En La mujer, el estado y la revolución: Política familiar y vida social soviéticas, 1917-1936 (Ediciones IPS, 2010), Wendy Goldman, una académica estadounidense de simpatías liberales feministas, escribe que Aleksandr Goijbarg, el principal autor del primer Código Sobre el Matrimonio, la Familia y la Tutela (1918), “alentaba a los padres a rechazar ‘su amor estrecho e irracional por sus hijos’. Según su punto de vista la crianza del estado ‘proveería resultados ampliamente superiores al abordaje privado, individual, irracional y no científico de padres individualmente “amorosos” pero “ignorantes”’”. Los bolcheviques no buscaban únicamente liberar a las mujeres del fastidio doméstico y la dominación patriarcal, sino también liberar a los niños de los efectos, frecuentemente nocivos, de la autoridad parental.
Los bolcheviques y el cuidado colectivo de los niños
Haciendo eco de Vogel, Smith escribe:
“Si la función económica de la familia obrera, tan crucial en la reproducción de la fuerza de trabajo para el sistema capitalista —y que al mismo tiempo forma la raíz social de toda la opresión de la mujer—, fuera eliminada, se sentarían las bases materiales para la liberación de la mujer. Este resultado sólo puede empezar a obtenerse mediante la eliminación del sistema capitalista y su remplazo por una sociedad socialista que colectivice el trabajo doméstico antes asignado a las mujeres”.
Aquí, el uso que hace Smith del término “trabajo doméstico” resulta ambiguo. ¿Se refiere únicamente a los quehaceres domésticos y al cuidado físico de los niños pequeños? ¿Y qué hay del “trabajo doméstico” que implica lo que se considera la tutela parental hoy día en EE.UU.? Smith no nos lo dice. Simplemente ignora la cuestión de las relaciones interpersonales entre las madres y sus hijos: escuchar y hablar con ellos de sus problemas, deseos y miedos; enseñarles los primeros pasos en el lenguaje y las bases de higiene, seguridad y otras tareas prácticas; jugar con ellos; ayudarles con su tarea. Al ignorar estas interacciones como parte del dominio colectivo, la idea del socialismo de Smith es enteramente compatible con la preservación de la familia, excluyendo los quehaceres domésticos.
¿Por qué esta ambigüedad en una cuestión tan crucial? La ISO apela a los jóvenes idealistas de la izquierda liberal promoviendo una versión del “marxismo” adaptada a sus puntos de vista y a sus prejuicios. Esta organización no toma casi nunca una posición sobre tema alguno que sea verdaderamente impopular en el medio de los radicales liberales estadounidenses. Las jóvenes feministas encontrarán muy atractiva la idea de una vida familiar sin quehaceres domésticos. Pero, ¿abandonar la perspectiva de un hogar familiar propio y la preocupación exclusiva por sus “propios” hijos? La audiencia pequeñoburguesa a la que se dirige Smith se horrorizaría ante el programa bolchevique para la transformación de la vida cotidiana a través de los métodos colectivos de vida. Como escribió Kollontai:
“La mujer, a la que invitamos a que luche por la gran causa de la liberación de los trabajadores, tiene que saber que en el nuevo estado no habrá motivo alguno para separaciones mezquinas, como ocurre ahora.
“‘Estos son mis hijos. Ellos son los únicos a quienes debo toda mi atención maternal, todo mi afecto; ésos son hijos tuyos; son los hijos del vecino. No tengo nada que ver con ellos. Tengo bastante con los míos propios’.
“Desde ahora, la madre obrera que tenga plena conciencia de su función social, se elevará a tal extremo que llegará a no establecer diferencias entre ‘los tuyos y los míos’; tendrá que recordar siempre que desde ahora no habrá más que ‘nuestros’ hijos, los del estado comunista, posesión común de todos los trabajadores”.
En 1929, el Partido Comunista (PC) ruso todavía llamaba por la extinción de la familia, a pesar del ascenso al poder político de una casta burocrática conservadora dirigida por I.V. Stalin cinco años antes. Pero como escribimos en “La Revolución Rusa y la emancipación de la mujer”: “Para 1936-37, cuando la degeneración del PC ruso ya estaba completa, la doctrina estalinista declaró eso un ‘craso error’ y llamó por una ‘reconstrucción de la familia sobre una nueva base socialista’”.
La familia como una construcción social
Mientras que Smith y Riddell afirman falsamente que el régimen bolchevique de los primeros años apoyaba el papel tradicional de las mujeres como principales cuidadoras de sus niños pequeños, Goldman lo critica por no hacerlo:
“Los bolcheviques les adjudicaban poca importancia a los poderosos lazos emocionales entre padres e hijos. Asumían que la mayor parte del cuidado necesario de los niños, hasta de los más pequeños, podía ser relegado a empleados públicos pagos. Tendían a menospreciar el rol del lazo madre-hijo en la supervivencia infantil y el desarrollo del niño en edad temprana, por más que hasta un conocimiento rudimentario del trabajo de guarderías pre-revolucionarias hubiera revelado las tasas de supervivencia escandalosamente bajas para niños pequeños en contextos institucionales y los obstáculos para el desarrollo infantil sano”.
Esta analogía es completamente inválida. El trato y la suerte de los niños pequeños en los empobrecidos orfanatorios de la Rusia zarista no pueden ser comparados de ningún modo con el cuidado colectivo de los niños en una sociedad revolucionaria. Un estado obrero, particularmente en un país económicamente avanzando, tendría los recursos humanos y materiales para proporcionar un cuidado para los niños pequeños muy superior en todos los aspectos al de una madre en el contexto privado del hogar familiar.
Más aún, los bolcheviques pusieron gran énfasis en la salud y el bienestar de las madres y los niños. El Código Laboral de 1918 proporcionaba un descanso pagado de 30 minutos al menos cada tres horas para alimentar a un bebé. El programa de seguridad maternal implementado ese mismo año proveía una licencia por maternidad pagada de ocho semanas, recesos para el cuidado infantil e instalaciones de descanso en las fábricas para las mujeres en el trabajo, cuidado pre y postnatal gratuito y pensiones en efectivo. Con la red de clínicas de maternidad, consultorios, comedores, guarderías y hogares para las madres y los bebés, este programa probablemente fue la innovación más popular del régimen soviético entre las mujeres.
Los feministas en EE.UU. y otros lugares denuncian frecuentemente la proposición de que “la biología determina el destino” como una expresión de machismo. Y, sin embargo, Goldman asume que las mujeres, o incluso los hombres, que no tienen relación biológica con los bebés ni los niños pequeños son incapaces de desarrollar los mismos sentimientos de protección hacia ellos que sus madres biológicas. Los padres de niños adoptados probablemente tendrán algo que decir contra esta idea. Pero la práctica moderna de la adopción en EE.UU. también está basada en la idea de que sólo en el contexto de una “familia” —ya sea de madre y padre biológicos, padres adoptivos o padres gay o transgénero— los niños pueden recibir el cuidado y el amor necesarios. Lejos de ser un hecho natural, la idea de que los niños sólo pueden desarrollarse con éxito en el contexto de una familia es una construcción social.
Cuando la gente vivía como cazadores-recolectores (durante la vasta mayoría de los 200 mil años en los que ha existido nuestra especie), la banda o la tribu, no “la pareja”, era la unidad básica de la existencia humana. Un ejemplo del pasado no muy distante viene del testimonio de los misioneros jesuitas del siglo XVII entre el pueblo de cazadores naskapi de Labrador. Como lo cuenta Eleanor Burke Leacock en su magnífica introducción a El origen de la familia, la propiedad privada y el estado de Engels (International Publishers, 1972), los jesuitas se quejaban de la libertad sexual de las mujeres naskapi, señalándole a un hombre que “no estaba seguro de que su hijo, que estaba ahí presente, fuera su hijo”. La respuesta del naskapi es reveladora: “Ustedes no tienen sentido. Ustedes los franceses aman sólo a sus propios hijos; pero nosotros amamos a todos los niños de nuestra tribu”.
La desaparición de las clases y la propiedad privada bajo el comunismo conduciría inevitablemente a la completa libertad en las relaciones sexuales y a la desaparición de cualquier concepto de legitimidad e ilegitimidad. Todo el mundo tendría acceso a los beneficios completos de la sociedad por el sólo hecho de ser ciudadano del soviet internacional.
La familia como portadora de la ideología burguesa
Vogel y Smith limitan implícitamente el concepto de trabajo doméstico a las actividades físicas. De ese modo, Smith escribe: “Las actividades cotidianas de la familia aún giran alrededor de la alimentación, el vestido, la limpieza y el cuidado en general de sus miembros, y esa responsabilidad aún recae principalmente en las mujeres”. Pero criar hijos con miras a su eventual ingreso al mercado laboral no es como criar becerros y corderos para el mercado ganadero. La reproducción de la fuerza de trabajo humana no tiene sólo un componente biológico, sino también uno social, es decir ideológico. Llevar a un niño a la iglesia o a recibir educación religiosa también es una forma de trabajo doméstico, importante a su modo para la preservación del sistema capitalista; lo mismo sucede con llevar a un niño a ver una película que glorifica los “valores familiares”, el patriotismo, etc. La familia es la principal institución a través de la cual la ideología burguesa en sus distintas formas se transmite de una generación a la siguiente.
En El ABC del comunismo (1919), escrito por dos dirigentes bolcheviques, Nikolai Bujarin y Evguenii Preobrazhensky, se explica cómo la diminuta minoría de capitalistas no puede dominar a la clase obrera utilizando sólo la fuerza física y la coerción impuestas por la policía y el ejército. La preservación del sistema capitalista también requiere de la fuerza de las ideas:
“La burguesía comprende que no puede someter a la clase obrera con la sola fuerza bruta. Sabe que es necesario nublar también el cerebro... El estado capitalista educa especialistas para el acretinamiento y la doma del proletariado: maestros burgueses y profesores, curas y obispos, plumíferos y periodistas burgueses”.
Bujarin y Preobrazhensky señalaron tres instituciones fundamentales para mantener el dominio ideológico de la burguesía: el sistema educativo, la iglesia y la prensa (los medios masivos actualmente incluyen también al cine, la televisión y el Internet).
En los países capitalistas avanzados, en los que los niños son normalmente considerados propiedad de sus padres, la familia tiene relaciones distintas con cada una de esas instituciones. A partir de los cinco o seis años, los niños están legalmente obligados a asistir a la escuela (pública o privada) y los niños más chicos con frecuencia van a preescolar. Desde muy temprana edad, los niños ven televisión; algunos padres, más frecuentemente las madres, controlan lo que ven. A diferencia de los maestros y los productores de televisión, los clérigos no tienen un acceso tan automático a los niños pequeños: en EE.UU. y otros países, los padres deciden si sus hijos reciben adoctrinamiento religioso o no. Al menos al inicio, este adoctrinamiento les es impuesto a los niños en contra de sus deseos subjetivos. Probablemente no hay en el planeta un niño de cuatro o cinco años que prefiera asistir a servicios religiosos en vez de jugar con otros niños.
Tomemos el caso de un niño de diez años cuyos padres son católicos practicantes. Desde que tiene memoria lo han llevado a misa. Ha ido a una escuela católica en vez de ir a la escuela pública, o adicionalmente a ésta. En casa, ha escuchado rezos antes de cada comida y experimentado múltiples expresiones de fe religiosa en la vida doméstica cotidiana. Hay grandes probabilidades de que un niño como éste suscriba las creencias y doctrinas católicas al menos hasta una etapa posterior de su vida en la que se vea libre de la autoridad de sus padres.
Por otro lado, veamos ahora el caso de un niño de diez años cuyos padres no son religiosos. Su conocimiento de la religión está limitado a lo que ha aprendido en la escuela pública e información ocasional obtenida de programas de televisión, películas y discusiones con otros niños de mentalidad religiosa. Un niño así casi seguramente no será religioso. Pero no tener religión no inmuniza a un niño de otras formas probablemente “progresistas” de ideología burguesa. Un niño criado por padres que suscriben el “humanismo secular” muy probablemente se considerará políticamente liberal en EE.UU. o socialdemócrata en Europa, y probablemente demostrará elitismo intelectual. Así mismo, existe una corriente del libertarismo ateo (asociada con Ayn Rand) que glorifica el individualismo egoísta y el capitalismo de “libre mercado”. La religión no es la única forma de ideología burguesa reaccionaria.
La familia oprime a los niños al igual que a las mujeres, y deforma muchísimo la conciencia de los hombres también. Los feministas, liberales y “socialistas”, ignoran este hecho social fundamental, si no es que abiertamente lo niegan. Para éstos, reconocer que la opresión de los niños es intrínseca a la familia significaría (¡horror de horrores!) criticar el comportamiento socialmente condicionado de las mujeres en su papel de madres. Marxistas autoproclamados como Vogel y Smith, que promueven la tesis de que el trabajo doméstico es la base de la opresión de las mujeres, tratan implícitamente a las mujeres como si sólo hicieran bien a sus hijos.
Contra la represión sexual de los niños
Aunque la mayoría de los feministas condenarían el abuso físico de los niños, en los hechos permanecen indiferentes al abuso sicológico. Por tomar sólo un ejemplo, los hijos de padres fundamentalistas cristianos (católicos o protestantes) sufren la tortura mental de creer que irán al infierno si no se portan bien.
La represión sexual de los niños, que se extiende a la adolescencia, está bastante más extendida y causa daños sicológicos más graves. La sociedad capitalista está diseñada para penalizar la expresión de sexualidad de los niños desde el nacimiento. Incluso los padres más instruidos no pueden proteger a sus hijos de la ideología moralista y antisexo que permea la sociedad estadounidense —desde los pasillos decorados en azul y rosa en las jugueterías hasta la prohibición de desnudez en público y la demonización de la actividad sexual de los niños, incluida la masturbación—. Como principales cuidadoras de los bebés y los niños pequeños, las madres (más que los padres), inician el proceso de represión sexual, enseñándoles a los niños a sentirse avergonzados de sus cuerpos y a suprimir su curiosidad natural.
August Bebel, uno de los principales dirigentes de la socialdemocracia alemana a finales del siglo XIX y principios del XX, parece un libertario sexual radical en comparación de los “feministas socialistas” de hoy en día. En La mujer y el socialismo, insistía:
“La satisfacción del instinto sexual es asunto personal de cada uno lo mismo que la satisfacción de cualquier otro instinto natural. Nadie tendrá que dar cuentas a otro ni se entremezclará nadie a quien no se le llame... El hecho de que desaparezca esa vergüenza tonta y ese ridículo secreto para hablar de las cosas sexuales, dará al trato entre los sexos una forma mucho más natural que hoy” [énfasis en el original].
Uno puede leer cientos de páginas escritas por los “feministas socialistas” modernos sin encontrar un solo argumento de que una sociedad socialista le permitirá a todo mundo satisfacer mejor sus deseos y necesidades sexuales.
El futuro comunista
Bajo el comunismo, la gente tendrá la genuina y auténtica libertad de construir y reconstruir sus relaciones interpersonales. Desde luego, esta libertad no es absoluta. La humanidad no puede trascender sus características biológicas y su relación con el entorno natural. El hombre y la mujer comunistas también envejecerán y morirán. Tampoco es posible borrar por completo el pasado y construir la sociedad desde cero. La humanidad comunista heredará, para bien y para mal, el legado cultural acumulado de nuestra especie. No podemos s aber qué prácticas sexuales existirán en la sociedad comunista porque serán determinadas en el futuro. Cualquier proyección, y más aún una prescripción, llevaría consigo las actitudes, los valores y los prejuicios formados en una sociedad de clases represiva.
Una diferencia fundamental entre los marxistas y los feministas, ya sean liberales o supuestamente socialistas, es que nuestro objetivo final no es la equidad entre los géneros como tal, sino el desarrollo progresista de la especie humana en su conjunto. La crianza comunal de los niños bajo condiciones de abundancia material y riqueza cultural producirá seres humanos cuyas capacidades mentales y bienestar sicológico serán vastamente superiores a las de la gente en esta sociedad empobrecida, opresiva y dividida en clases. En un discurso de 1932 acerca de la Revolución Rusa, “¿Qué fue la Revolución Rusa?”, León Trotsky dijo:
“Verdad es que la humanidad ha producido más de una vez gigantes del pensamiento y de la acción que sobrepasaban a sus contemporáneos como cumbres en una cadena de montañas. El género humano tiene derecho a estar orgulloso de sus Aristóteles, Shakespeare, Darwin, Beethoven, Goethe, Marx, Edison, Lenin. ¿Pero por qué estos hombres son tan escasos? Ante todo, porque han salido, casi sin excepción, de las clases elevadas y medias. Salvo raras excepciones, los destellos del genio quedan ahogados en las entrañas oprimidas del pueblo, antes que ellas puedan incluso brotar. Pero también porque el proceso de generación, de desarrollo y de educación del hombre permaneció y permanece siendo en su esencia obra del azar; no esclarecido por la teoría y la práctica; no sometido a la conciencia y a la voluntad...
“Cuando haya terminado con las fuerzas anárquicas de su propia sociedad, el hombre trabajará sobre sí mismo en los morteros, con las herramientas del químico. Por primera vez, la humanidad se considerará a sí misma como una materia prima y, en el mejor de los casos, como un producto semiacabado físico y psíquico. El socialismo significará un salto del reino de la necesidad al reino de la libertad. También es en este sentido que el hombre de hoy, lleno de contradicciones y sin armonía, franqueará la vía hacia una nueva especie más feliz”.
http://www.icl-fi.org/espanol/eo/45/familia.html
submitted by ShaunaDorothy to Espartaco [link] [comments]


2015.07.26 15:20 emenavarro Algunos puntos básicos sobre neutralidad de la red, propiedad intelectual e industrial que podrían conformar un programa de mínimos para un posterior desarrollo jurídico.

La libertad de expresión, de creación y de comunicación son derechos especialmente protegidos tanto en la Constitución Española y la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea, como en la Declaración Universal de Derechos Humanos. Esta última eleva también a rango de derecho fundamental el acceso a la cultura.
La participación directa de la ciudadanía en las políticas de sus territorios, también son derechos principales recogidos en las normas anteriormente citadas.
Por otro lado, la economía financiera, basada en la especulación y el acaparamiento, está suponiendo un peligro para la ciudadanía que ve mermados sus derechos básicos tales como el Trabajo, la Sanidad, la Educación y las prestaciones sociales, en favor de los intereses de las grandes empresas multinacionales, lo que también está teniendo un enorme impacto en el acceso a la cultura. Frente al modelo capitalista financiero surge un nuevo paradigma que tiene en su base una economía cooperativa o del bien común que, sin excluir la iniciativa privada, antepone el bienestar general al interés particular. Incluso las economías más competitivas tienen un mayor desarrollo y generan una mayor variedad de oferta, cuando se puede competir en igualdad de condiciones.
Internet forma ya parte de la vida cotidiana, tanto de la privada como de la pública. Las prestaciones que ofrece esta tecnología favorecen el desarrollo económico, cultural, artístico, intelectual y científico de la sociedad, a la vez que se convierte en un instrumento de libertades civiles, pues favorece el acceso a la información y hace viable, real y efectiva, la libertad de participación, expresión y comunicación.
Frente a este panorama de igualdad de oportunidades se están sucediendo constantes intentos, frecuentemente con éxito, de apropiación del procomún, privatización de la red y de control de la misma por parte de la oligarquía especulativo-financiera, que mermaría tanto la igualdad de oportunidades, como el derecho a las libertades anteriormente citadas, al dejar en manos de empresas privadas y multinacionales el control de la red, su neutralidad y sus contenidos, ya sea ésta por vías políticas o, simplemente, económicas, imponiendo barreras económicas de acceso y penalizaciones.
La privatización de la red, su censura o, simplemente su limitación de acceso, ya sea por razones económicas, políticas, tecnológicas, o de otra índole, afecta directamente tanto a la normalización de una democracia participativa, como a la producción artística, cultural, científica e industrial, mermando la igualdad de oportunidades, e impidiendo un pleno desarrollo y la implantación de una próspera economía colaborativa y orientada hacia el bien común.
Además, la Constitución Española, la Carta de los Derechos Fundamentales de la Unión Europea y la Declaración Universal de Derechos Humanos, contemplan el derecho fundamental a la protección de la propiedad intelectual, comprendiendo la producción artística, literaria y científica. Cabe añadir, que no puede establecerse una diferencia básica entre la propiedad intelectual y la industrial pues ésta es fruto de la primera.
Por tanto, igual que es fundamental la protección de estos derechos, también lo es la protección de los nuevos vehículos que pueden garantizarlos y por consiguiente, el acceso a las tecnologías de la participación y comunicación como tal derecho debe ser considerado y protegido. Asimismo, se debe tener en cuenta la protección en materia intelectual y la producción de ella derivada, de manera que sin lesionar la preferencia del bien común frente al particular, proteja e incentive tanto la creación individual como la colectiva.
1.- Neutralidad de la Red.
“Una red neutral es aquella que está libre de restricciones en las clases de equipamiento que pueden ser usadas y los modos de comunicación permitidos, que no restringe el contenido, sitios y plataformas, y donde la comunicación no está irrazonablemente degradada por otras comunicaciones”.
2.- Simetría de red
La oferta actual de los proveedores de servicios de internet está más enfocada a un tráfico pasivo que a uno productivo o participativo. Las diferencias entre la capacidad de “bajada” y de “subida” de datos son evidentes. Es una oferta pensada para el consumo pasivo y que deja en inferioridad de condiciones a muchas empresas y particulares por meras razones económicas. Así pues quienes tengan mayores recursos económicos, ya sean empresas o particulares, les será más fácil y asequible poner a disposición en la red toda su oferta de productos y servicios. Sirva como ejemplo una multinacional del entretenimiento que, disponiendo de servidores propios, el “subir” todos sus contenidos a la red en formatos de altísima calidad, no supone mayor problema, ni tiempo, pues no necesitan velocidad de “subida” para una mera transferencia de archivos a los servidores. En cambio, una pequeña discográfica, productora o artistas independientes, tienen que depender de la velocidad de “subida” de su proveedor, y del uso de servidores externos, para poder poner a disposición general su catálogo en alta calidad lo que puede suponer la pérdida muchas horas, cierta pérdida del control de su obra y una notable falta de competitividad.
Por otro lado, una escasa capacidad de subida de contenidos merma considerablemente el derecho a la comunicación, expresión e información de la ciudadanía, frente a los grandes lobbys de poder. Sirva de ejemplo la participación ciudadana denunciando situaciones mediante fotografías, vídeos y otros documentos audiovisuales, que contrarrestan la manipulación mediática y garantizan la pluralidad informativa.
Así pues, se debe garantizar la protección legal tanto de la Neutralidad de la Red, como de su simetría, de manera que, sin mermar los derechos individuales, garantice la consecución de una sociedad orientada hacia el bien común.
3.- Propiedad intelectual e industrial
La legislación Estatal, Comunitaria y Universal, considera a la propiedad intelectual como un derecho irrenunciable. Si bien esta “irrenunciabilidad” , inherente a todo derecho fundamental, es efectiva en cuanto a los derechos morales, básicamente el reconocimiento formal de la autoría, el desarrollo normativo actual pervierte la irrenunciabilidad anteriormente citada al permitir por ley la cesión de derechos a terceros, cesión que se traduce en la pérdida de control de la obra por parte de quien la creó. Esta cesión, que se formaliza a través de contratos editoriales, impide incluso la difusión y promoción de las obras cedidas fuera de los criterios industriales actuales en los que priman los económicos por encima de los artísticos. Una industria artística y cultural que solo difunde aquellas obras que son rentables, económicamente hablando y además lo hace con un criterio absolutamente privativo de la propiedad intelectual, conculca los derechos anteriormente citados tanto de quienes crean las obras como de la sociedad en general y lesiona gravemente el acervo cultural y artístico universal.
Internet supone una plataforma vehicular para el pensamiento en todas sus formas de expresión. Desde las expresiones artísticas tradicionales, tales como la literatura, la música y las artes visuales, hasta las más novedosas que se han visto favorecidas por el alto desarrollo tecnológico, pueden hoy mostrarse al mundo con relativa facilidad de acceso universal. Esto ha favorecido la aparición de dos importantes hitos en la historia de la Humanidad: la autogestión de la obra y la protección intelectual de la misma mediante una serie de licencias libres. Aspectos que están dando lugar a la aparición de nuevos modelos de explotación y difusión de la producción cultural e intelectual que, si bien no elimina intermediarios, cambia los actores, abarata la producción y precios y favorecen el acceso universal, enriquecen el acervo cultural e incentivan la creación por terceras personas.
Una obra con licencia privativa, si no era económicamente rentable se descatalogaba pero no se permitía a su autor o autora recuperarla. Hoy, con una licencia libre, independientemente del valor comercial de la misma, se puede acceder a ella y puede conservarse. Es más, trabajos que pudiesen no tener un gran valor artístico o comercial, al conservarse y ser accesibles pueden inspirar a terceras personas o colectivos la creación de obras de gran valor artístico.
Por otro lado todo este desarrollo tecnológico que favorece al artśitico, cultural y científico ha sido posible en gran medida por el llamado software libre. De hecho, es la aparición del software libre, creado en principio por una comunidad científica universitaria con fines altruistas, la que favorece la aplicación de licencias libres a la creación cultural, artística y científica e introduce la ética “hacker” en la producción cultural: difundir el conocimiento y favorecer la creación colectiva y colaborativa, dejando abiertas las herramientas (código) con las que fueron creadas. Tal es la influencia y el impacto de la ética hacker en la sociedad actual que, incluso, nuevos partidos y formaciones políticas han adoptado ese modelo para su funcionamiento.
4.- Investigación y patentes
Las políticas basadas en la economía especulativa, más que favorecer la inversión privada en I+D+I, tienen un interés especial en privatizar la Investigación. La merma paulatina y drástica de participación del Estado y Administraciones en la Investigación está pensada para ceder a manos privadas los resultados de las investigaciones, incluso en la Universidad y centros de investigación públicos lo que va en detrimento de la igualdad universal y en favor de una mayor brecha entre clases económicas.
Solo en algunos casos, y debido al altruismo de quienes realizaron la investigación, se ha cedido al dominio público, y por tanto protegido de la especulación, los resultados obtenidos en investigaciones que han supuesto un beneficio para toda la Humanidad, tal es el caso, entre otros, de la vacuna contra la poliomielitis o el protocolo TCP/IP
Así pues, tanto el Estado como las demás Administraciones deben incrementar la inversión pública en I+D+I y proteger los resultados obtenidos y las aplicaciones que de ellos se deriven para que pertenezcan a la ciudadanía, independientemente de que haya habido o no participación e inversión privada en ellos.
La protección mediante licencias libres o la devolución expresa al dominio público impiden las desigualdades tanto para el acceso a bienes, productos o servicios como en el desarrollo de oportunidades laborales y empresariales.
Por otro lado es también importante para el desarrollo industrial y general una revisión del sistema de patentes en España. Un sistema que actualmente penaliza la iniciativa individual frente a la empresarial por razones meramente económicas por los altos costes de las tasas que difícilmente una persona sin respaldo económico fuerte puede asumir.
5.- Patrimonio cultural, artístico, intelectual y científico
El Patrimonio español pertenece a su ciudadanía y también a la Humanidad en su conjunto. No es, por tanto, propiedad del Estado o de las demás Administraciones si no su responsabilidad y por ende el mantenimiento, conservación, mejora y difusión del mismo. Las Administraciones Públicas deben velar y facilitar el acceso y, aunque puedan explotarlo, en ningún caso debe ser considerado como privativo si no libre.
Así pues debe incrementarse el esfuerzo por digitalizar todos los fondos patrimoniales para facilitar su acceso, tanto con fines pedagógicos, educativos e investigadores como lúdicos o empresariales. En ningún caso los fondos patrimoniales deberán tener una licencia privativa, es decir, “todos los derechos reservados”. Tampoco la utilización de dichos fondos tanto con fines lucrativos, como de otra índole, y las obras que de ello se deriven podrán tener una licencia privativa.
Que se permita la participación de capital privado en el mantenimiento, mejora, aumento, difusión o conservación del Patrimonio español no significa que se puedan adquirir derechos privativos o preferenciales del mismo. Las Administraciones podrán estimular la inversión privada sin que ello merme la titularidad pública del Patrimonio.
6.- Derechos de autor y entidades de gestión
Quienes tienen o tengan capacidades creativas tienen el derecho a obtener un rendimiento económico de ellas e intentar hacer de su talento y creatividad su forma principal de vida. Este derecho se vería sustentado en parte a través de la Renta Básica Universal.
Los derechos de autor actuales, entendidos estos como derechos patrimoniales y económicos, están gestionados por las sociedades de gestión de derechos. Aunque la problemática actual de dichas entidades es variada, son cuatro los obstáculos principales a una gestión eficiente y eficaz de las mismas; la concepción de “derechohabiente”, la opacidad en el cálculo y reparto de los derechos económicos, el único tipo de licencia que se gestiona y el monopolio.
Se entiende por derechohabiente a la persona física o jurídica que obtiene derechos patrimoniales sobre una obra creada por una tercera persona. Esto deriva de la “cesión de derechos a terceros”. Esta cesión de derechos es común en la escena intelectual, literaria y artística ya que para poder editar una obra se cede por contrato como mínimo un 51% de los derechos de autor a la editorial y les confiere calidad de “coautoras” y por tanto el derecho a formar parte societaria de las entidades de gestión. Teniendo en cuenta que casi la totalidad de obras que forman parte del reparto habitual de derechos tienen participación editorial mayoritaria, también son las editoriales las que ostentan la mayoría de participación en dichas entidades. y por tanto su voto es el voto que pesa en las decisiones de las mismas incluyendo los métodos utilizados para calcular el reparto de los derechos económicos gestionados.
Tampoco se está utilizando un método objetivo y eficaz para el cálculo del reparto de beneficios generados, en cambio existen distintos estándares que permiten poner en valor la obra tanto la que circula por la red como la que se mueve por otros medios de interpretación, comunicación y difusión.
Actualmente, en España, las entidades de gestión de derechos de autor no admiten para gestionar obras con licencias libres, pero en cambio, sí que obtienen ingresos por su comunicación. Sirva de ejemplo un cantautor cuyas canciones tiene una licencia Creative Commons y que las interpreta en una sala de conciertos. Esa sala paga por las actuaciones una cuota a las entidades de gestión, y no solo a autores, si no también a otras entidades de intérpretes y ejecutantes, aunque el intérprete no pertenezca a ellas. esta cuota es un porcentaje por lo que se calcula que “vale” económicamente hablando la actuación o bien una cuota fija mensual o ambas. En cambio a ese cantautor la entidad de gestión no le liquida por los ingresos generados. Es más ningún socio o socia de la SGAE puede declarar obras con licencias libres en la entidad.
Hasta la reforma actual de la ley de propiedad intelectual para poder erigirse en sociedad de gestión se tenían que cumplir una serie de requisitos y obtener un informe positivo de una entidad de gestión existente, evidentemente estas medidas han mantenido en el monopolio a un pequeño número de entidades de gestión, de hecho no hay en España más de una entidad para la gestión de unos derechos específicos.
Con la reforma de la ley de propiedad intelectual es peor, pues aunque parece que liberaliza el “mercado” de la gestión de derechos lo que realmente hace con su redacción es facilitar la creación de entidades por las propias editoriales. Si los autores y autoras parecían tener cierta libertad en las sociedades de gestión actuales, con las nuevas se va a favorecer la esclavitud total.
Las entidades de gestión permiten la acumulación de votos en un solo socio y la mayoría de ellos no tienen derecho a voto. No tienen, por tanto un funcionamiento democrático.El derecho a voto y la cantidad de ellos se obtienen proporcionalmente a los rendimientos económicos generados, a partir de un mínimo. Estos rendimientos se calculan de manera opaca y aleatoria.
Por último es preciso subrayar que las entidades de gestión y sus socios mayoritarios, las editoriales multinacionales, es el lobby que mayor presión está ejerciendo para que se legisle, en todo el mundo, para censurar Internet y convertirlo en su monopolio en detrimento de los derechos fundamentales citados en este documento, el bien común y el conocimiento universal.
Tampoco debemos olvidar que la legislación en materia de propiedad intelectual, al ser ésta un derecho fundamental, es de potestad estatal sin perjuicio de su ejecución por las administraciones autonómicas y por tanto la situación actual de la problemática de los derechos de autor viene dada por la dejación de funciones de las administraciones públicas y su cesión a entidades privadas.
Programa de mínimos para la elaboración posterior de una ley marco de propiedad intelectual e industrial
1.-Se deberá garantizar el acceso a la red.
2.-La ciudadanía deberá recuperar el control de las operadoras de servicios de comunicaciones de propiedad estatal que fueron robadas y entregadas a manos privadas por los anteriores gobiernos, a fin de garantizar el acceso a las comunicaciones.
3.-Se deberá proteger la neutralidad de la red y establecer un plazo para la consecución de servicios simétricos.
4.-Se protegerá especialmente el derecho de cita.
5.-Se considerará, por ley, al enlace como cita y no podrá ser gravado ni económica ni judicialmente, ni el enlace ni su difusión por cualquier medio. Dicha protección se hará sin perjuicio de la legislación en materia de delitos informáticos. La difusión de una obra no podrá ser considerada delito ni infracción.
6.-Se deberá limitar el porcentaje de cesión de obras a terceros, de manera que el porcentaje que quede en propiedad de la persona creadora de la obra suponga la mayoría respecto de la misma.
7.-La participación de las Administraciones Públicas en obras de cualquier tipo que generen derechos de propiedad intelectual o industrial, incluyendo la investigación científica e industrial, supondrá la utilización de licencias libres en ellas, independientemente de que haya habido o no participación de capital privado y la explotación de los resultados por el mismo.
8.-La explotación de cualquier índole por parte de empresas privadas o públicas que hayan participado en las obras descritas en el apartado anterior, no podrá ser con carácter de exclusividad. De manera excepcional se podrá contemplar la explotación en exclusiva con carácter temporal. Dicha exclusividad temporal no podrá exceder de cinco años sin posibilidad alguna a la ampliación de dicho plazo. La exclusividad solo sería de aplicación a la explotación económica de la obra, en ningún caso se podrá impedir el libre acceso a ella para fines divulgativos, educativos o científicos o uso personal.
9.-Las Administraciones Públicas deberán incentivar y anteponer la creación y difusión de obras libres frente a privativas. Todo el patrimonio español pertenece a su ciudadanía y a la Humanidad, por tanto deberá tener una licencia de dominio público y que impida que terceras personas, físicas o jurídicas, puedan explotarla con carácter de exclusividad. El Ministerio de Cultura deberá incluir una Dirección General de Protección, Custodia y Difusión del Procomún.
10.-Las Administraciones Públicas y sus organismos y empresas de titularidad pública, deberán implementar el software libre en todas sus dependencias y garantizando la libertad de elección tecnológica de la ciudadanía.
11.-Se establecerá una hoja de ruta para la migración al software libre en todas las Administraciones. Dicha hoja de ruta deberá ser implementada en un plazo máximo de cinco años.
12.-Se deberán establecer mecanismos que faciliten y abaraten el coste de los registros de la propiedad intelectual e industrial. Se limitará el tiempo de exclusividad de derechos patrimoniales de autoría que no podrá exceder de cinco años, sin perjuicio del mantenimiento de los derechos de explotación, aunque dejarán de ser privativos.
13.-Las Administraciones Públicas deberán asumir la ejecución de la ley o leyes de propiedad intelectual y gestionar los derechos patrimoniales de autor.
14.-La gestión de los derechos patrimoniales de autor deberá ser objetiva y transparente, los autores y autoras podrán elegir libremente qué tipo de licencia utilizan para cada obra.
15.-El cálculo del reparto de derechos se deberá realizar mediante mecanismos objetivos y que tengan en cuenta toda la obra comunicada y las licencias bajo las cuales cada obra se pone a disposición.
16.-No se podrá restringir el derecho a cita de una obra publicada, por ser este el ladrillo sobre el que se eleva el edificio del conocimiento.
17.-La elección de licencia de la obra corresponde a la persona que la creó, no pudiendo ceder dicha decisión a terceros bajo ninguna forma ni condición.
18.-Las entidades de gestión deberán tener un funcionamiento democrático de manera que toda persona socia de la misma tenga el derecho a voto con un único voto y podrán presentarse libremente a ser cargos electos de la entidad.
19.-Las entidades de gestión deberán gestionar la obra registrada en ellas independientemente del tipo de licencia que el autor o autora haya elegido.
submitted by emenavarro to podemos [link] [comments]


2015.01.12 07:43 FRIMO1962 Expertos en DDHH instan a Rajoy a frenar el maltrato policial y los abusos en las cárceles y denuncian "grandes zonas de penumbra"

Carencias en los sistemas de vigilancia de las cárceles, la persistencia de las denominadas “redadas racistas” o el abuso de la fuerza por parte de los antidisturbios en algunas manifestaciones. Éstas son algunas de las deficiencias del sistema detectadas por el Comité Técnico de Expertos designado por el Gobierno para elaborar el informe —hasta ahora censurado por el Ejecutivo de Mariano Rajoy— previo a lo que estaba destinado a convertirse en el II Plan de Derechos Humanos.
En el documento, al que ha tenido acceso Público y que será publicado próximamente por la Editorial Tirante Blanco, los expertos universitarios nombrados por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales —organismo dependiente del Ministerio de Presidencia— instaban al Gobierno, entre otras cosas, a elaborar un “protocolo de captación, conservación y recuperación de las grabaciones de seguridad” de los centros penitenciarios con el fin de mejorar las investigaciones de las denuncias de malos tratos interpuestas por los reclusos.
Los expertos, dirigidos por el profesor de la Universidad de Valladolid Fernando Rey, recopilaron numerosos informes del Defensor del Pueblo, Amnistía Internacional, la propia Secretaría de Estado de Estudios Penitenciarios y sentencias del Tribunal Europeo de Derechos Humanos (TEDH), entre otros organismos, para argumentar sus propuestas. Así, concluyen que el principal problema de las cárceles españolas es su “sobreocupación” [68.685 personas estaban privadas de libertad en 2012 en 97 centros] y recomiendan, además, mejoras en la protección de los datos personales de los reclusos y sus familiares.
En cuanto a las quejas por malos tratos, los expertos consideran que “es primordial que, ante quejas de cierta entidad, el personal encargado de su investigación sea ajeno a la plantilla del establecimiento donde se investiga la denuncia”, y recomiendan el “empleo de registros fotográficos de las lesiones que puedan presentar los reclusos como consecuencia de la aplicación de medios coercitivos“. Sin embargo, “los servicios centrales de la Administración penitenciaria muestran gran resistencia a aceptar la recomendación formulada [por el Defensor del Pueblo] a tal efecto”, lamentan. También recomiendan “disponer de las grabaciones de los sistemas de videovigilancia con los que cuentan los establecimientos penitenciarios”, aunque apuntan que “se echa en falta un protocolo de captación, conservación y recuperación de estas grabaciones de las cámaras de seguridad“.
En este apartado de “torturas”, los profesores aluden también a la fase previa de detención en las comisarías. “La grabación de todo el período de detención reduciría sin duda el riesgo de malos tratos o torturas. Sin embargo, su uso no es obligatorio”, lamentan.
A pesar de que reconocen, como también hace Amnistía Internacional, que en España no se tortura “de forma sistemática”, advierten también de que “las investigaciones realizadas indican que los casos de malos tratos no son hechos aislados, sino síntomas de deficiencias estructurales”. Por ello recomiendan “mejorar las garantías de los detenidos sometidos al régimen de incomunicación” con medidas como “la introducción de videocámaras de circuito cerrado en todas las zonas de las comisarías”, o limitar “la concesión de indultos a policías condenados” porque ello “no contribuye al objetivo de poner fin a la impunidad”, ya que “el Gobierno no transmite un mensaje claro a los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley”.
En este apartado, el profesor José María Bilbao Ubillos, de la Universidad de Valladolid, recuerda el doble indulto concedido por el Ejecutivo de Rajoy en 2012 a cuatro Mossos d’Esquadra condenados por tortura. En 2006 detuvieron por error a un ciudadano rumano en Barcelona, le golpearon por todo el cuerpo, le amenazaron y le llegaron a meter una pistola en la boca para hacerle confesar.
“Una prueba bien elocuente de que éste es uno de los flancos más débiles de nuestro sistema de garantías son las sentencias condenatorias dictadas por el TEDH en los últimos años por las carencias observadas a la hora de combatir los malos tratos policiales“, agrega Bilbao, recuperando los casos Beristain Ukar contra España y Otamendi Eguiguren contra España, entre otros.
De otro lado, otra de las “zonas de penumbra” en materia de derechos humanos denunciadas en este informe que el Gobierno no quiere publicar hace referencia a las “humillantes” redadas racistas. Esto es, las identificaciones policiales de personas que, por su color de piel, son sospechosas de ser inmigrantes irregulares; algo que el Comité denomina “controles de identidad discriminatorios“.
“En un país multicultural como España la Policía puede parar a alguien que no “parezca español” hasta cuatro veces el mismo día, y no porque haya robado o cometido algún acto violento, sino para comprobar su identidad”, denuncia el profesor citando un informe de Amnistía Internacional. Asimismo, recuerda que “el Comité de la ONU para la Eliminación de la Discriminación Racial instó a España a poner fin” a estos controles. Sin embargo, “las autoridades siguen negando tal práctica y no se han tomado las medidas necesarias para erradicarla“.
Hacinamiento en los CIEs
Del mismo modo, el informe recoge las denuncias de múltiples organizaciones [Human Right Watch o SOS Racismo, entre otras] sobre el tratamiento que reciben los inmigrantes en los Centros de Internamiento de Extranjeros (CIEs). Entre otras cuestiones, los expertos lamentan la “atmósfera carcelaria” de los centros, las “pésimas condiciones de hacinamiento en las que viven los internos” y la “deficiente atención médica” de algunos de ellos.
Pese a todo, ven con optimismo la aprobación, en 2014 —”con cuatro años de retraso”, matizan—, del Reglamento de funcionamiento y régimen interior de los centros de internamiento de extranjeros. “El hecho mismo de su aprobación es una buena noticia”, concluyen. Aunque “no recoge todas las recomendaciones del Defensor del Pueblo y de las ONG”, reconocen, “mejora la redacción de los borradores anteriores”, opinan.
En otro ámbito, el comité recopila también los informes relativos a los abusos de los antidisturbios en las protestas ciudadanas. “La inmensa mayoría de estos actos [decenas de miles de manifestaciones celebradas en 2012 y 2013] han sido pacíficos […] sin embargo, ha habido denuncias frecuentes de uso excesivo de la fuerza y de malos tratos por parte de agentes de las fuerzas y cuerpos de seguridad y, además, no se han llevado a cabo investigaciones internas y judiciales adecuadas sobre las denuncias formuladas“, cita el informe censurado, titulado Los derechos humanos en España: un balance crítico.
Desde el 15-M hasta el Rodea el Congreso, los profesores universitarios recogen los casos más mediáticos para concluir que, aunque “las autoridades tienen la obligación de garantizar el orden público”, las “normas internacionales de derechos humanos destinadas a proteger el derecho a la vida y a la integridad moral de la persona señalan de manera inequívoca que los funcionarios encargados de hacer cumplir la ley están obligados a reducir al mínimo el uso de la fuerza y que en todo momento deben aplicar los criterios de proporcionalidad y necesidad“.
Es por ello que proponen al Ejecutivo de Rajoy el establecimiento de “unas normas claras y precisas sobre el uso de la fuerza por parte de los agentes y, en particular, sobre el uso de material antidisturbios […], que sólo está justificado, previa advertencia, cuando sea estrictamente necesario como defensa frente a una amenaza inminente de muerte o lesiones graves“. “Nunca deben utilizarse contra personas que no muestren una conducta amenazadora o agresiva […] de ahí la necesidad de que los agentes que vayan a utilizar esos proyectiles reciban una formación completa y rigurosa”, concluyen.
http://www.publico.es/politica/expertos-gobierno-instan-rajoy-frenar.html
SEGUNDA PARTE
El Gobierno de Mariano Rajoy no quiere publicar el informe que él mismo encargó como paso previo a la elaboración del II Plan de Derechos Humanos que, de momento, ni está ni se le espera, según ha denunciado la oposición y más de un centenar de ONG en distintas ocasiones.
También lo cree así el propio Comité Técnico de Expertos designado por el Centro de Estudios Políticos y Constitucionales —organismo dependiente del Ministerio de Presidencia— para elaborar el citado documento que serviría de base pare el citado plan, que considera que el proceso de elaboración de la normativa “fue detenida en seco por los responsables políticos”, quizá, apuntan, porque el texto pudo “sacar los colores al Gobierno”.
El citado informe, al que ha tenido acceso Público, denuncia que “España no está del todo al corriente de sus deberes respecto del estándar internacional de protección de los derechos humanos”. “Es evidente que nuestro Estado se halla entre los más avanzados del mundo en materia de derechos humanos, pero esa luminosa verdad no impide que haya numerosas y crecientes zonas de penumbra“, sentencia el exdirector del Comité, Fernando Rey, en la introducción de Los derechos humanos en España:un balance crítico.
Rey dimitió, junto a todo su equipo (formado por otros 24 profesores universitarios de toda España*), en febrero de 2014, después de que la vicepresidenta, Soraya Sáenz de Santamaría se negara a mostrar en el Congreso los resultados de su análisis, terminado ya a finales de 2013. Ante la negativa del Gobierno, el grupo de expertos —que ha seguido trabajando por su cuenta— publicará próximamente su obra con la Editorial Tirante Blanco.
En ella, los firmantes de la misma denuncian que “la devastadora crisis económica ha impactado tan negativa como intensamente sobre los derechos humanos en nuestro país […] sobre todo, en relación con los derechos sociales”. “Pero no todo lo malo que ha sucedido en este campo puede atribuirse a la escasez de fondos públicos”, advierten. Y denuncian: “En ciertas ocasiones, la crisis económica está sirviendo de excusa perfecta para dar cobertura a líneas ideológicas retrógradas en materia de derechos“.
En el documento, los expertos analizan la situación actual de los derechos civiles, sociales, de participación política, etc. de los ciudadanos españoles, así como el respeto de los mismos (o no) en las leyes propuestas por el Gobierno del PP una vez caducado el anterior Plan de Derechos Humanos 2008-2012 elaborado por el Gobierno socialista de José Luis Rodríguez Zapatero. La Lomce, las tasas judiciales o la Ley de Seguridad Ciudadana son sólo algunas de ellas.
Antes de eso, Rey explica qué es un Plan de Derechos Humanos: “No es, ni puede ser, un programa de Gobierno o de legislatura [sino que] debe responder a un compromiso nacional verdadero, implicando a toda la sociedad”. Además, “debe ser realista, razonablemente preciso y obtenible en un plazo determinado”, así como convertirse en “un proceso continuo de mejora“.
Asimismo, aclara que “el manual [establecido por la ONU para la elaboración de este tipo de documentos] claramente atribuye la responsabilidad final del Plan al Gobierno”, que de momento no parece que vaya a establecerlo como una prioridad. De hecho, Sáenz de Santamaría volvió a dar largas en el Congreso el pasado 10 de diciembre, cuando, interpelada por el PNV, zanjó el tema asegurando que la normativa estaba “en fase de consulta ante los ministerios”.
Para los expertos que redactaron el oculto informe previo al mismo, en cambio, “el proceso de elaboración del II Plan nacional de Derechos Humanos fue detenido en seco por los responsables políticos”. “No sabemos si el texto que habíamos elaborado pudo sacar los colores al Gobierno o simplemente, que éste se dio cuenta, por fin, de lo que significaba un plan nacional de derechos humanos y decidió no seguir adelante para no tener que asumir ciertas mejoras y compromisos”, concluyen.
http://www.publico.es/politica/expertos-del-gobierno-denuncian-grandes.html
submitted by FRIMO1962 to podemos [link] [comments]


2014.01.23 11:16 Ricky124 Un programa peculiar.

Ayer me llegó este programa electoral del sindicato CGT para las elecciones en el Ayuntamiento de Parla que se celebran en noviembre de este mismo año, aunque aparentemente esté bien y con las ideas claras, hay mucho más que no se cuenta, como por ejemplo quitarse de en medio a [email protected] los trabajadores que tengan contratos de relevo y que no cuenten con un curriculum vitae de lo más amplio.
Nuevamente los trabajadores/as del Ayuntamiento de Parla estamos llamados a elegir a nuestros representantes, pero en esta ocasión estamos llamados a elegir a quienes deben de luchar para recuperar todo aquello que en muy poco tiempo se nos ha arrebatado por el Gobierno Municipal. Por eso, estas elecciones sindicales no son una cita más, más bien es una cita para luchar y recuperar todo aquello que habíamos logrado y que se nos ha arrebatado sin que los sindicatos mayoritarios en el Comité de Empresa hayan dado una verdadera y legítima lucha por defenderlos. Con esta situación, CGT ha venido denunciando tanto las políticas de “amiguismo” y “enchufismo” como la pasividad, cuando no la convivencia por activa o pasiva de los sindicatos institucionales (UGT y CC.OO), ante los recortes sociales y económicos que hemos sufrido los trabajadores, tanto por las reformas laborales aprobadas por el Gobierno del PP como por su aplicación rigurosa por parte del gobierno local. Con ello llamamos a todos/as a tener en consideración lo hecho por unos y lo que otros hemos tratado de hacer dentro de las posibilidades que hemos tenido desde la sección sindical de CGT ante las agresiones sufridas por los empleados públicos, a los que se nos ha hecho pagar un gestión desastrosa ante los ciudadanos de nuestro municipio. No queremos dejar pasar nuestro apoyo y solidaridad con los trabajadores/as que fueron despedidos en octubre de 2011, y que siguen siendo un referente para nosotros, pues al margen de la actuación sindical de UGT y CC.OO, porque su lucha y triunfo en los tribunales nos ha mostrado que solo la lucha es el camino que debemos seguir para defender nuestros derechos frente a las “agresiones” que sufrimos como clase en estos tiempos.
PRIVATIZACIONES
No cabe recordar lo que cuatro años decíamos al respecto, pero en este tiempo hemos visto nuevas privatizaciones (instalaciones deportivas) y el fiasco de otras (Jardinería) o el deterioro de servicios como limpieza viaria, recogida de basuras, perrera municipal, 010 y otros más que han llevado a una precarización mayor, cuando no a la destrucción de empleo. 
Por ello desde CGT consideramos que la defensa de los servicios públicos y la recuperación para su gestión es fundamental para lograr una estabilidad en el empleo, la prestación de servicios de calidad y el ahorro económico que ello supone para los vecinos. La creencia de que la empresa privada lo hace mejor, esta siendo cuestionada, incluso por Gobiernos de tinte conservador, y por ello hacemos nuestra la defensa del carácter público de todos los servicios frente al negocio que algunos han hecho de ellos sin respetar los derechos de los trabajadores, y sin olvidar las sospechas o certezas de que tras los concursos ha existido corrupción y financiación ilegal de los partidos. Es por eso que CGT no va a dudar en luchar contra cualquier intento de privatizar nuevos servicios y de exigir la desprivatización o recuperación de la gestión de los servicios privatizados por los distintos gobiernos municipales.
BALANCE DE GESTIÓN
En estos cuatro años, CGT ha tratado de vigilar y defender los derechos de los trabajadores/as dentro de lo que se nos ha permitido. Vigilancia, que nos ha permitido llevar a los tribunales algunos casos como la modificación sustancial de las condiciones de trabajo de algunos colectivos laborales, y ello pese a que la acción de otros (CC.OO) frustraron nuestra defensa al introducir elementos ajenos a lo planteado desde CGT. Y este balance no debe olvidar tal vez el aspecto más negativo que hemos sufrido los trabajadores municipales como es la supresión sin negociación alguna de varios artículos del Convenio Colectivo, que de manera fundamental eliminaba los logros que en materia social y económica habíamos logrado en muchos años de lucha como era la ampliación de días de convenio, por asuntos familiares, del Fondo Social, del seguro de vida, las jubilaciones parciales, los premios por años de servicios, las ayudas del mencionado Fondo Social, Fondo de Absentismo o el propio Plan de Pensiones, cuyas aportaciones por parte de los gobiernos municipales se dejaron de hacer durante estos años y los trabajadores en cambio ven descontadas de sus nóminas las correspondientes aportaciones propias Todo ello se realizo sin que se viera una oposición real por parte de quienes tenían la mayoría de la representación no hicieron nada real para pelear por ello. Con su “colaboración” voluntaria o involuntaria permitieron que nos quitaran nuestros derechos sociales y económicos que nadie nos regalo. 
EMPLEO PÚBLICO
 Estos cuatros años hemos visto que la oferta pública de empleo ha brillado por su ausencia, mientras la interinidad o temporalidad se ha incrementado en ciertos servicios o departamentos que hemos denunciado en los distintos ámbitos. Nuevamente, pese a reiterarnos, exigimos la cobertura mediante oferta pública de empleo de todos aquellos puestos de trabajo que llevan tiempo sin ser cubiertos de forma legal. 
Creemos que al mismo tiempo se debe definir las funciones y la adscripción clara de todos los empleados municipales, con un Plan de Reemplazo, mediante el contrato relevo sin que ello sea una puerta de entrada al Ayuntamiento de forma irregular como sucede ahora con algunas personas, que garantice la continuidad de la Plantilla y con ello evitando las rotaciones de trabajadores entre departamentos.
MANIFIESTO DE LA CANDIDATURA
 La candidatura de CGT, formada por hombres y mujeres de claro compromiso social y de defensa de los intereses colectivos de todos/as. Entiende que es el momento de lograr un compromiso de toda la plantilla de trabajadores/as del Ayuntamiento de Parla, y sobre esa base luchar por recuperar lo que se nos ha arrebatado. Es este el compromiso fundamental que asumimos quienes integramos esta candidatura, y sobre ello asumimos tanto a individual como colectivo como sección sindical de CGT esa defensa así como la tabla reivindicativa con la que nos presentamos. Sabemos por ello que frente a la desconfianza generalizada hacia la representación sindical salida de las urnas hace cuatro años, desde la candidatura de CGT llamamos a la participación y a la unidad de todos para lograr defender eficazmente nuestros derechos como trabajadores. En esa creencia, la participación es fundamental de todos/as como principio que nos ha guiado como organización anarcosindicalista, en la que las decisiones se deben tomar con el mayor respaldo de los propios trabajadores, frente al dirigismo mostrado por el denominado sindicalismo institucional. Es esta premisa la que nos lleva a pediros vuestra confianza, apoyo y vuestro voto para quienes hemos decidido que sean vuestros representantes y quienes asuman vuestra defensa frente al Gobierno Municipal, sea del color que sea. 
NUESTRAS REVINDICACIONES
.-Recuperación del poder adquisitivo, incluyendo en el futuro Convenio Colectivo la cláusula de revisión salarial. - Recuperación de los derechos Sociales arrebatados con la supresión de determinados artículos del Convenio Colectivo vigente hasta en julio de 2013. - Recuperar la jornada laboral de 35 horas., (1.505 horas anuales). - Negociación al inicio del año, todos los cuadrantes de los distintos departamentos. Compensándose los excesos de jornada con días libres con una semana adicional de vacaciones. PLAN DE EMPLEO
. Recuperar la Gestión Directa de todos los servicios que a lo largo de los últimos años se han privatizados, garantizando el empleo público, estable y de calidad..
 HORAS EXTRAS 
. Abogamos por la eliminación total de todas las horas extraordinarias y su realización por trabajadores desempleados, apostando con ello por el empleo público y de calidad.
 SALUD LABORAL 
. Hacer cumplir la legislación en materia de riesgos laborales. . Respetar la Salud de todos los trabajadores/as, velando por el cumplimiento de todas las normas y reglamentos, que impidan exponerlos a riesgos para su salud personal en el ejercicio de sus funciones laborales. . Facilitar por cuenta del Ayuntamiento de los medios o recursos económicos necesarios para asistir a las revisiones anuales, cuando sean fuera del municipio.
 FORMACION 
. Facilitar a todos los trabajadores/as el Plan Anual de Formación, presentando junto a él la memoria del anterior ejercicio, para evitar la duplicidad de alumnos en los mismos cursos. . Transparencia en el desarrollo de los cursos, con amplia información a todos los trabajadores.
 TRASLADOS 
. La Comisión de Salud Laboral será la encargada de controlar los traslados de trabajadores por motivos de salud, evitando con ello la arbitrariedad en ello.
 FUCIONALIZACIÓN 
. Acometer el estudio y la posibilidad de la conversión del personal laboral en funcionario, atendiendo las demandas que en tal sentido se puedan plantear por parte de los trabajadores que lo soliciten. Siempre dejando a la libre decisión de afectado.
Nuevo lema de ese sindicato: CON LA CGT SI HABRÁ TRAICIÓN.
submitted by Ricky124 to es [link] [comments]


CITAS SECUNDARIAS o citas de citas  Normas APA 7 edición ... Normas APA en WORD: citas de artículos científicos - YouTube Citación en Normas APA séptima edición (7ma - 7°) - 2020 ... CÓMO CITAR UN ARTÍCULO DE LA CONSTITUCIÓN  NORMAS APA 6 ... Lección 2 Normas para redactar citas directas en español según las normas del manual APA, 7a ed. COMO REFERENCIAR SEGUN ISO 690 (Citas y referencias bibliográficas) Citas y referencias de artículos científicos usando Normas ...

LAS 10 PRINCIPALES NORMAS LABORALES Área Laboral

  1. CITAS SECUNDARIAS o citas de citas Normas APA 7 edición ...
  2. Normas APA en WORD: citas de artículos científicos - YouTube
  3. Citación en Normas APA séptima edición (7ma - 7°) - 2020 ...
  4. CÓMO CITAR UN ARTÍCULO DE LA CONSTITUCIÓN NORMAS APA 6 ...
  5. Lección 2 Normas para redactar citas directas en español según las normas del manual APA, 7a ed.
  6. COMO REFERENCIAR SEGUN ISO 690 (Citas y referencias bibliográficas)
  7. Citas y referencias de artículos científicos usando Normas ...

Mira cómo citar y crear la lista de referencia de artículos científicos usando Normas APA Séptima Edición, 2020. Como referenciar según ISO 690.Trabajo realizado colaborativamente para la materia Alfabetización digital I.F.D.C 2017 ... Cómo citar en estilo APA [NORMAS APA ... Elaboración de citas y ... En este videotutorial se explican las normas para la redaccción de citas directas de acuerdo con las normas de la APA en su séptima edición. Cualquier duda puedes comentar o enviar un mensaje a ... Formato APA, WhatsApp: +57 310 692 04 50 Colombia. Sígueme en Instagram: ️ ️ ️https://www.instagram.com/normas_apa/ ️ ️ ️VIDEO VIGENTE PARA 7 EDICIÓN DE ... Si gustas, puedes apoyar mi proyecto con una donación en PayPal en el siguiente enlace: https://www.paypal.com/paypalme/elteachermurcia Para citar bien en No... hola quÉ tal mis queridos educandos. en este video hablaremos de cÓmo citar un artÍculo de la constituciÓn de acuerdo con las normas apa sexta ediciÓn en un ... Ojo: recordar escribir un punto luego de la inicial del nombre de los autores. Se me pasó decirlo en el video en el minuto 1:23